Revolución Cultural China

La Revolución cultural china lejos de ser un proceso de enriquecimiento social e ideológico fue uno de los momentos más oscuros y turbulentos de la historia del país, donde se persiguió a políticos e intelectuales acusados de “aburguesamiento” y de ser poco patriotas; originando un movimiento de ataque a los hábitos, ideas, pensamientos y cultura antigua.

Tras el nacimiento de la República Popular China en 1949 bajo el auspicio del Partido Comunista y la dirección de Mao Zedong se trata de romper con los vínculos del pasado, además de originar un proceso de industrialización del país sin depender de productos extranjeros que debería (según Mao) haber generado el despegue del país.

Lo cierto es que se impulsó la denominada “Reforma del pensamiento”, una campaña de adoctrinamiento de la población para que se adhiriese al nuevo modelo político y social basado en el colectivismo, sin propiedad privada ni diferencias sociales y que igualase en poco tiempo los niveles de las principales potencias capitalistas del momento; elevando la figura de Mao a la categoría de culto.

También intentó “abrir la mano” (Campaña de las Cien Flores) a la libertad de expresión, pero el elevado número de críticas hacia su política hizo que pronto se desatase una campaña de persecuciones contra los “contrarrevolucionarios” que opinaban de manera contraria a él y le criticaban.

 

m

 

Trató en 1958 de iniciar un proceso de industrialización del país, el “Gran salto adelante” lo denominó… que sumió al país en una hambruna que provocó millones de muertes (influido también por unos años de condiciones climáticas desfavorables).

En definitiva, el país se encontraba en el más profundo de los caos, lo que le costó la Presidencia del país, aunque no la del Partido Comunista; nos encontramos en 1958.

En 1963 Lin Biao va a recoger el pensamiento de Mao en un libro, popularmente conocido como el “Libro Rojo de Mao”, que se convertirá en un libro de culto y que todo “buen ciudadano chino” debía seguir.

Mao no se resignará a no ostentar el poder, especialmente viendo el giro que la política de su sucesor está dando, lo que considera que es una traición a los ideales y al pueblo chino.

 

 

m

 

Comienza una campaña de desprestigio y de ataques hacia los dirigentes del país y los intelectuales, a los que considera que están traicionando a su patria y a los que hay que neutralizar mediante una “Revolución Cultural”, consistente en la creación de cuerpos paramilitares llamados “Guardias Rojos”, unos “matones” encargados de perseguir a todos los “aburguesados” del país (cualquiera que no adorase la figura de Mao y su pensamiento), instaurando un período de terror y caos con numerosas víctimas mortales, adueñándose casi por completo del país y compitiendo entre ellos por demostrar quien era el más “revolucionario”; acabando con obras de arte milenarias, escritos antiguos de incalculable valor, cerrando universidades y eliminando todo vestigio anterior a Mao y con la actividad intelectual del país.

La gravedad era tal que Mao decide acabar con este grupo en 1968, anunciando que acabó la “Revolución Cultural” en el IX Congreso Nacional del Partido Comunista de 1969, aunque esto no sucedería de facto hasta la muerte de Mao en 1976.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame