Minarete de Jam (Afganistán)

El minarete de Jam es Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2002, siendo el primer elemento afgano que recibe tal distinción.

Nos encontramos ante uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura y ornamentación islámica de la Edad Media, que influyó notablemente en otras regiones de sus alrededores, especialmente la India.

El minarete es también llamado “El Faro de las montañas” por sus características y su enclave, o “Torre de la victoria”, por ser una construcción realizada para conmemorar una importante victoria bélica sobre los Ghaznavidas.

Se encuentra en un valle rodeado de montañas en la orilla del río Hari en la provincia de Ghor, y fue construido por el sultán Ghiyas-od-Din entre los años 1174 y 1191, máximo mandatario de la civilización Ghurid, que dominaba los territorios existentes desde Turquía hasta la India.

k

Vista del minarete y su entorno.

Foto: David C. Thomas

El minarete está formado por 4 secciones que van decreciendo en tamaño a medida que van situadas a mayor altura, alcanzando el conjunto un total de 65 metros desde el suelo hasta su punto más elevado y la base octogonal unos 9 metros de diámetro.

En su interior tiene unas escaleras de caracol que permiten subir hasta diferentes “balconadas”.

Está realizado en ladrillo cocido y su decoración es profusa (especialmente en ornamentos caligráficos y geométricos) y de una calidad espectacular.

m

Detalle decorativo del minarete.

Foto: David C. Thomas

Una de sus inscripciones hace referencia a una sura del Corán que habla sobre Mariam (Virgen María), queriendo ver algunos investigadores una simbología de unión entre judaísmo, islamismo y cristianismo.

Esta simbología unida a la existencia de un cementerio judío cerca del minarete abre diferentes versiones sobre la posible coexistencia de estas religiones en la zona.

Esta construcción ha permanecido relativamente “escondida” debido al enclave que ocupa, si bien era famosa en la zona, no será hasta mediados del siglo XX cuando se dé a conocer al mundo en general; aunque los conflictos acaecidos en Afganistán han hecho que se mantenga relativamente aislada, sufriendo en las últimas décadas los asaltos de saqueadores que aprovechaban la situación de caos vivida en el país para actuar con total impunidad.

Afortunadamente en la actualidad se ejerce un mayor control sobre el minarete y se están realizando diversas tareas destinadas a su conservación y mantenimiento; pues en sus más de 800 años de vida nunca ha sido sometida a ningún tipo de restauración de los daños producidos por los embates de los fenómenos meteorológicos, la acción erosionadora del río que tiene a sus pies, los terremotos (tan frecuentes y violentos en la zona) o la acción del ser humano.

 

Contenido Relacionado
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame