Miguel Hernández

Escritor perteneciente a la Generación literaria española del ´27, junto a otros grandes personajes como Pedro Salinas, Rafael Alberti, Federico García Lorca o Vicente Aleixandre.

Nace en Orihuela un 30 de octubre de 1910, en el seno de una familia humilde, dedicada principalmente a las labores de pastoreo.

De hecho, Miguel se dedicará a estas labores durante su infancia, teniendo su primer contacto con la escuela a la edad de 9 años, por lo que toda la formación adquirida con anterioridad será de carácter autodidáctico, algo que no le hizo tener excesivas dificultades a la hora de escolarizarse, puesto que desde muy pronto mostrará un tremendo interés por la lectura, especialmente por los clásicos latinos y griegos, así como por los de lengua castellana.

Comienza también a edad temprana su afición y gusto por el teatro, formando un grupo con sus amigos.

En su adolescencia, en 1925 publica en el periódico de su localidad natal “Pueblo de Orihuela” su primer poema, titulado “Pastoril”.

Sigue con su obra y ésta va siendo publicada en periódicos de alcance mayor.

En 1931 realizará un primer viaje a Madrid, donde no obtendrá los resultados esperados, regresando pronto a Orihuela con una sensación de “fracaso”.

2 años después publicará su primer libro, “Perito en Lunas” cuyo título inicial iba a ser “Poliedros” (42 poemas en octava real tildados por Gerardo Diego como “acertijos poéticos”, fruto de su experiencia en Madrid y que le da energías renovadas para afrontar un segundo viaje a la capital de España, donde esta vez sí, conocerá a Neruda, Aleixandre, Alberti, etc.. y se hará un hueco en la escena literaria del momento.

Llegamos a 1935, un año importante en su vida, pues escribe “Los hijos de la piedra” y fallece su gran amigo, Ramón Sijé, al que le dedicará al año siguiente su obra “Elegía”.

Estamos ya en 1936 y Miguel va a editar “El rayo que no cesa” donde concibe el amor como algo trágico e idealizado, terminará su obra teatral “El labrador de más aire” (obra de intención social) y se incorporará al ejército republicano, pues estalla la guerra civil.

En 1937 nace su primer hijo, que fallecerá al poco tiempo, en otoño de 1938, y a cuya memoria escribe “Cancionero y romancero de ausencias”, terminado en 1941, donde expresa el dolor por la ausencia de ese hijo primogénito, sus familiares fallecidos y por su ausencia del día a día debido a su encarcelamiento.

También escribe en este año “Pastor de la muerte”, de marcado carácter dramático, y “Viento del Pueblo” y “El hombre que acecha” de carácter político.

Por fin acaba la guerra, es el año 1939 y Miguel Hernández debe abandonar el país, pero lo intenta por la frontera portuguesa, donde es apresado y entregado a las autoridades españolas.

Es encarcelado, pasará por múltiples centros de internamiento donde escribirá su famosa obra “Nanas de la cebolla”, y tras un breve periodo de libertad es de nuevo encarcelado y condenado.

Finalmente acabará falleciendo a causa de la tuberculosis en la enfermería del Reformatorio de adultos de Alicante, es el 28 de marzo de 1942.

Archivo:Miguel Hernandez firma.svg

Contenido Relacionado
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame