Medina de Marrakech

Marrakech es una de esas ciudades fascinantes que puedes encontrar  a lo largo de Marruecos, y su medina uno de los lugares más destacables de todo el país.

La ciudad fue fundada por Ibn Tasfin (considerado el padre de Marruecos) para instalar la sede de la dinastía almorávide alrededor del año 1062-1072.

Durante un largo período de tiempo fue centro económico, social y cultural de la zona, siendo ocupada en los siglos posteriores por almohades, benimerines, jerifes, etc…

Vivió un ocaso entre los Siglos XIII-XIV, para posteriormente renacer en el Siglo XV de la mano de los gobernantes saadíes, convirtiéndose en un núcleo poblacional destacado, en el que se construyen madrasas como la de Ben Youssef, casas palaciegas, jardines, etc…

La medina es la ciudad fortificada original, a partir de la cual y alrededor de la misma se empieza a expandir urbanísticamente la ciudad.

Su fortaleza es la más extensa de Marruecos, y su construcción en arcilla roja hace que debido a la tonalidad que adquiere en determinadas horas del día se la conozca como la “Ciudad roja”.

m

Murallas de la medina de Marrakech.

Es un laberinto de callejuelas con mezquitas, destacando la de Kasbah y la de Kutubia, que tiene un minarete de 77 metros de alto y guarda semejanzas con La Giralda (Sevilla, España), construida durante la presencia almohade en la ciudad (Siglo XII aproximadamente); palmerales; zocos o mercados donde puedes encontrar cualquier producto que estés buscando; Madrasas o escuelas como la impresionante de Ben Yussuf;  Palacios como el de “El Badi”; el barrio de los curtidores, donde aún se curte el cuero (de vaca, cordero, caballo, camello) de manera tradicional; las tumbas saadíes y la impresionante e imponente Plaza de Jemaa-El-Fna (Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO), símbolo de la ciudad desde el Siglo XI que se convierte en centro neurálgico de la actividad diaria de la población, especialmente de noche, cuando se reúne población local y turistas a partes iguales para disfrutar de los espectáculos que se realizan en el lugar, así como de la deliciosa gastronomía de los puestos ambulantes de comida que se establecen allí al caer el sol, convirtiéndose en un espectáculo para los sentidos.

 

jk

Vista de la Plaza de Jemaa-El-Fna

Foto: Luc Viator  www.Lucnix.be

 

 

Es sin lugar a dudas uno de los lugares más espectaculares del país, siendo declarado en 1985 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame