María Moliner, destacada lexicógrafa y creadora de uno de los más importantes diccionarios de español

María Moliner fue una de las grandes lexicógrafas españolas, conocida por ser la creadora de uno de los diccionarios más importantes en español por su carácter renovador al intentar separar el léxico usual del no usual.

Nace el 30 de Marzo de 1900 en la localidad de Paniza (Zaragoza, España), trasladándose pronto a Madrid y empezando sus estudios en la Institución Libre de Enseñanza, ingresando en la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, siendo una de las primeras mujeres en tener tal privilegio, pues por desgracia, en esa época eran pocas las que tenían tal oportunidad.

Allí empezará la carrera de historia, de la que se gradúa “con honores” en 1921; pero María no va a destacar por sus descubrimientos o teorías sobre acontecimientos históricos, pues su gran pasión era la lengua.

Un año más tarde ingresa por oposición en el cuerpo facultativo de archiveros, bibliotecarios y arqueólogos; en el que permanecerá hasta la década de los 70, momento en el que se jubila.

 

mm

 

Firme defensora de las empresas culturales surgidas al amparo de la II República Española, y especialmente de las que derivaban o tenían influencia de la Institución Libre de Enseñanza, colaboró activamente en la Escuela Cossio y en las Misiones Pedagógicas, donde además  organizó bibliotecas en áreas rurales, lo que da una cierta visión del carácter emprendedor, plural y moderno que poseía.

Tras la Guerra Civil, sufre represalias (es degradada laboralmente), pero eso no significa que cese en sus actividades intelectuales.

El tiempo que pasa sola en su casa separada de su marido por sus obligaciones laborales hace que a principios de los años 50 de rienda suelta a su anhelo de escribir el “Diccionario del uso del español”, una obra que pensaba acabar en un plazo máximo de dos años… lográndolo década y media después, y siendo publicado por la editorial Gredos allá por 1966 y 1967 en dos volúmenes.

Pretendía ofrecer un diccionario que fuese útil a todas aquellas personas que trabajaban con la lengua y a los extranjeros que estaban aprendiendo a usarla, elaborando una verdadera joya calificada por los expertos como una obra “excepcional”.

Fue propuesta a ocupar un sillón en la Real Academia de las Letras, pero finalmente no fue aceptada, siguiendo con su trabajo y pasando desapercibida incluso a la fecha de su muerte el 22 de Enero de 1981 en Madrid.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame