Ladronera, elemento defensivo

La ladronera es un elemento de pequeñas dimensiones que se usaba en los castillos para defender los puntos débiles de los mismos, y evitar que los enemigos tuviesen ciertas “facilidades” a la hora de tratar de tomarlos.

Se situaban principalmente sobre puertas, ventanas, esquinas de difícil defensa, etc... sobre cualquier punto vulnerable por el que la defensa del castillo o fortificación pudiese verse comprometida.

Es una obra voladiza, una especie de diminutos balcones (algunas veces techados, otras no) desde los que se podían tirar desde flechas hasta aceite hirviendo a los atacantes, causando entre ellos un gran número de bajas.

Su existencia se conoce desde la Edad Antigua, aunque será alrededor del siglo VIII y en el mundo musulmán cuando empiece a adquirir notoriedad e importancia su uso; extendiéndose por Inglaterra y posteriormente por Europa en los siglos XIII y XIV, estando vigentes hasta bien entrado el siglo XVIII.

 

l

 

 

 

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame