La Marsellesa

La “Marsellesa” es el himno nacional francés, creado como canto o himno de guerra para el ejército del Rin, toda vez que el rey francés declaró la guerra a Austria en 1792.

En el asalto a las Tullerías de ese mismo año, lo federados marselleses que participan en el mismo, entran en la ciudad cantando dicho himno, de ahí su posterior denominación.

Fue creado en Abril de 1792 por Claude–Joseph Rouget de l’Isle, algo que le salvaría de la dura represión del período denominado como “el terror”, pero que le “condenaría” a vivir en el ostracismo el resto de su vida.

 

lm

 

Su letra desprende numerosos mensajes patrióticos, resaltando la necesidad de defender la nación y la libertad de la que se goza.

Como himno nacional es adoptado el 14 de Julio de 1795, estando prohibido en algunos períodos históricos.

 

Letra del himno:

 

Primera estrofa

¡En marcha, hijos de la Patria, 
ha llegado el día de gloria! 
Contra nosotros, la tiranía alza 
su sangriento pendón. (bis) 
¿Oís en los campos el bramido 
de aquellos feroces soldados? 
¡Vienen hasta vosotros a degollar 
a vuestros hijos y vuestras compañeras!

Estribillo

¡A las armas, ciudadanos! 
¡Formad vuestros batallones! 
¡Marchemos, marchemos! 
¡Que una sangre impura 
inunde nuestros surcos!

2a estrofa

Qué pretende esa horda de esclavos, 
de traidores, de reyes conjurados? 
Para quién son esas innobles cadenas, 
esos grilletes preparados de hace tiempo? (bis)

Para nosotros, franceses ... Ah! Qué ultraje! 
Qué transportes debe suscitar! 
A nosotros, se atreven a intentar 
reducirnos a la antigua servidumbre!

3a

Cómo! ... Cohortes extranjeras 
harían la ley en nuestros hogares? 
Cómo! ... Esas falanges mercenarias 
abatirían a nuestros fieros guerreros?(bis)

Dios santo! Encadenadas por otras manos, 
nuestras frentes se inclinarían bajo el yugo! 
Unos déspotas viles serían 
los dueños de nuestros destinos!

4a

Temblad, tiranos! Y vosotros, pérfidos, 
oprobio de todos los partidos, 
temblad! Vuestros planes parricidas 
recibirán por fin su merecido! (bis)

Todos son soldados para combatiros. 
Si nuestros jóvenes héroes caen, 
la tierra produce otros, 
listos para luchar contra vosotros!

5a

Franceses, asestad vuestros golpes 
o retenedlos, magnánimos guerreros: 
perdonad a esas víctimas tristes, 
que a su pesar se arman contra nosotros. (bis)

Pero no a esos déspotas sanguinarios, 
esos cómplices de Bouillé, 
todos esos tigres que, despiadados, 
desgarran el seno de su madre!

6a

Amor sagrado de la Patria, 
conduce y sostén nuestros brazos vengadores! 
Libertad, Libertad amada, 
combate con tus defensores! (bis)

Que la victoria, a tus voces viriles, 
acuda bajo nuestras banderas; 
que tus enemigos, al expirar, 
vean tu triunfo y nuestra gloria!

7a

Entraremos en el camino 
cuando nuestros mayores ya no estén aquí; 
encontraremos sus cenizas 
y la huella de sus virtudes. (bis)

Menos deseosos de sobrevivirles 
que de compartir su tumba, 
tendremos el orgullo sublime 
de vengarlos o de seguirlos.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame