Juana I de Inglaterra

Juana Grey, también conocida como Lady Jane Grey, fue la segunda mujer en la historia en acceder al trono inglés, justamente en un periodo convulso marcado por las luchas de poder surgidas a raíz del conflicto religioso entre católicos y anglicanos, originado por la ruptura de su tío abuelo Enrique VIII con la Santa Sede para poder finalizar su matrimonio con Catalina de Aragón.

Tras esta separación sus hijos también se dividieron en función de su credo, por un lado Eduardo e Isabel, que abrazarían el anglicanismo; por otro lado María, que optaría por el catolicismo.

Sin duda, Juana fue una de las mujeres más cultas de la realeza de su tiempo, lo que no le sirvió para evitar su acceso al trono, como ella misma deseaba.

Nacida en Bradgate (Inglaterra) alrededor del 12 de Octubre de 1537, desde pequeña recibió una severa educación, sin duda, por la posibilidad (aunque remota) de que algún día pudiese reinar.

Tuvo a los mejores tutores, entre los que destacará la figura de John Dudley (Conde de Warwick y Duque de Northumberland), un personaje influyente y manipulador, figura clave para que Juana lograse el indeseado (para ella) trono.

 

j

 

Cuando Enrique VIII muere le sucede en el trono su hijo Eduardo VI, un niño de 9 años y enfermo de tuberculosis al que no se le auguraba un reinado excesivamente largo.

Consciente de ello, Dudley empieza a mover los hilos entre sus contactos, ya que si a Eduardo VI le sucedía su hermana María (católica), lo más probable es que su privilegiada situación se viese perjudicada; por lo que conspirará para que la sucesora de Eduardo sea Juana, saltándose todo el orden sucesorio establecido.

Aún dará un giro de tuerca más en su empeño por mantenerse en el poder, ya que conseguirá casar a Juana con su hijo (21 de Mayo de 1553), de manera que éste sería rey consorte y por ende, Dudley seguiría ostentando un lugar privilegiado en la corte.

Eduardo VI va a caer definitivamente enfermo y aprovechará para que en su lecho de muerte nombre a su prima segunda (Juana) como la heredera de la Corona.

Finalmente el 6 de Julio de 1553 fallece Eduardo VI y el día 10 del mismo mes Juana I es proclamada reina con la desaprobación de la mayor parte de la aristocracia, el pueblo y la familia real; aunque con el apoyo de gran parte del clero anglicano.

Cuando habían transcurrido tan solo 9 días desde su ascenso al trono las tropas a las órdenes de María Tudor (su prima segunda y legítima heredera según la línea de sucesión) entraron en Londres para proclamarle como reina, pasando a llamarse María I.

Desde este momento, Juana I será conocida como la “Reina de los 9 días” por lo efímero de su mandato.

 

jg

 

Tanto Dudley, como Juana I y su esposo fueron encerrados en la Torre de Londres en Agosto de ese año acusados de traición, siendo el primero de ellos ejecutado al poco tiempo; para posteriormente seguirle los esposos (estuvieron a punto de ser perdonados, pero un alzamiento contra María en el que participó el padre de Juana y la negativa de ésta a convertirse al catolicismo, desequilibró la balanza hacia el fatal desenlace), que murieron decapitados el 12 de Febrero de 1554.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame