Jonathan Swift

Jonathan Swift, una de las más importantes figuras de la historia de la literatura anglosajona y universal nació en Dublín (Irlanda) el 30 de Noviembre de 1667 en el seno de una familia pobre, siendo criado por su tío.

Estudió teología en el Trinity College de Dublín, y al poco tiempo se marcha a Inglaterra, a trabajar bajo las órdenes del prestigioso Sir William Temple, al que llevará su correspondencia y cuentas.

Mantuvieron una relación no falta de roces y discrepancias que alguna que otra vez llevaron a Swift de regreso a Dublín, aunque finalmente siempre acabaría retornando a la casa de su protector.

Pronto destacará por lo mordaz e irónico de sus comentarios y escritos, lo que le granjeará simpatías y amistades (aunque también enemigos), especialmente en el seno del partido conservador inglés, que le propone dirigir su periódico “Examiner”.

Swift se introduce así en los círculos más influyentes de la época en Londres, participando activamente por tanto en la vida política, literaria, religiosa y cultural de la capital inglesa.

En 1699 muere W. Temple, por lo que abandona Londres y regresa a Irlanda, donde ejercerá de deán de la Catedral de St.Patrick; aunque viajará frecuentemente a Londres para proseguir con su intensa actividad política y cultural, hasta 1718, cuando se instala definitivamente en su ciudad natal.

 

k

Jonathan Swift.

De aquí hasta el final de sus días prosiguió con su actividad como escritor y sus tareas de deán, hasta que a causa de un tumor cerebral su actividad se ve mermada, especialmente por los ataques de locura que sufre a causa de su enfermedad.

Morirá el 19 de Octubre de 1745 en Dublín, dejando como última voluntad la petición de que su fortuna se gastase en la construcción de un manicomio, además de que lo sobrante se repartiese entre los pobres.

Algunas de las obras que escribió durante su vida, y en las que podemos comprobar el grado de su satírica, el “doble sentido” de sus composiciones y su mordacidad son:

-“La batalla de los libros” (1697), donde ridiculiza las discusiones contemporáneas sobre que obras literarias son mejores o peores, si las de la antigüedad o las modernas.

-“Cuento de una barrica” o “Historia de una bañera” (1704), en la que satiriza sobre el exceso religioso y su pérdida de valores.

-“La conducta de los aliados” (1711), en la que acusa al partido opositor al conservador (al que pertenecía), el liberal, de alargar la guerra de sucesión española en beneficio propio.

-“Los viajes de Gulliver” (1726), una crítica sobre la sociedad de su época, que casualmente se convierte en un éxito de la literatura infantil, no solo de su momento, sino de la de todos los tiempos.

-“Una modesta proposición” (1729), obra que causó gran impacto en la época al no ser entendido su discurso de “doble” sentido y en el que critica las penosas condiciones de vida de los campesinos irlandeses; a los que recomienda vender sus hijos a cambio de dinero a sus terratenientes para que estos se los coman.

 

kl

Primera portada de "Los viajes de Gulliver".

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame