Jean David Nau "El Olonés", la crueldad hecha pirata.

Jean David Nau nace en 1630 en Sables d´Olonne (Francia), convirtiéndose pronto en uno de los piratas y saqueadores más temidos de todos los que surcaron las aguas del Caribe, caracterizándose por su profundo odio a todo lo español y por su gusto por la tortura y la barbarie.

Llegó al Caribe alistado (algunas fuentes dicen que voluntariamente, otras que forzosamente) en un navío francés que permanecería durante 3 años en el Nuevo Mundo; tiempo tras el cual decidió quedarse en la zona como filibustero, atraído por el modo de vida de éstos.

Destacaba sobremanera su valentía y arrojo, sin importarle las consecuencias que para él y sus secuaces pudieran tener sus acciones (y mucho menos para los que atacaba), algo que algunos historiadores han tildado de psicopatía homicida.

 

eo

 

Son numerosas las historias y aventuras que se cuentan sobre él; que si con una barca y 20 hombres consiguió vencer a un barco español; que si al tomar una fragata española degolló a toda la tripulación por placer, etc… siendo una característica propia del Olonés la de interrogar a sus víctimas para saber donde se escondían los tesoros o riquezas que portaban, torturándolos y cortándoles la lengua (en el mejor de los casos) o despedazándolos y arrancándoles el corazón que masticaba frente a los siguientes que iban a ser torturados, a los que les escupía los restos para que se animasen a hablar y dar toda la información que el pirata quería conocer.

Pero especialmente famosa es su conquista de Maracaibo (1666), con la que obtuvo un impresionante botín (mediante el asesinato y tortura de gran parte de la población) en monedas, joyas, objetos religiosos, etc…

Finalmente y tras seguir haciendo de las suyas (marcha para intentar devastar la Nicaragua española, aunque una tormenta le impide llegar a esas costas y lo arrastra a las del Golfo de Honduras, donde demostrará sus “cualidades”) caerá preso por una tribu indígena (los Kuna) en el Golfo de Darién en 1669, una tribu que curiosamente le dará a probar de su propia medicina, pues era costumbre de la misma despedazar vivo, asar y comerse a sus “prisioneros”.

 

 

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame