Isaac Newton

Isaac Newton fue uno de los científicos más importantes de la historia y uno de los padres de la ciencia moderna, dando respuesta a preguntas que llevaban siglos sin solución, y dejando interrogantes que aún hoy en día nadie ha sabido responder.

Sin duda fue una de las mentes más privilegiadas de su tiempo y de la historia, comparando esa capacidad intelectual con la de su esfuerzo y trabajo, igual de constante y tenaz; destacando en los campos de la alquimia, teología, física, filosofía, matemáticas y mecánica.

Nació en la pequeña localidad británica de Woolsthorpe  el 4 de Enero de 1643, siendo su destino el encargarse del cuidado de las tierras de su familia; algo para lo que Newton no tenía aptitudes, pues se interesaba más por las corrientes de agua de los ríos que de las tareas propias que debía llevar a cabo en la granja.

Es por ello que con el apoyo de parte de su familia accederá a realizar estudios superiores en el Trinity College de Cambridge (del que posteriormente sería reputado profesor), donde tomará contacto con las grandes obras científicas y filosóficas escritas hasta ese momento, Descartes, Kepler, Galileo, etc… serán sus lecturas preferidas.

Pronto empezará a destacar por sus profundos conocimientos, si bien tendrá que superar varios hándicaps para poder empezar a ganarse el lugar que actualmente ocupa en la historia, pues su carácter era poco social, dedicando todo el tiempo posible a leer, estudiar, investigar y experimentar… todo ello sin gastar ni un solo segundo a pensar en la publicación de sus hallazgos, algo que en el futuro le acarreará problemas personales con otros pensadores y científicos como Leibniz.

Siempre le atraerá el mundo de la alquimia, aunque en especial el adquirir el extenso conocimiento que se les presuponía a todas personas que se dedicaban a ella.

Entre los años 1663-1664 inventó el cálculo infinitesimal, graduándose al año siguiente y trasladándose a su casa de Woolsthorpe donde consiguió unos avances increíbles en los campos de las matemáticas, física y óptica.

En 1669 por fin publicó “El Análisis” una obra en la que explicaba sus teorías sobre el cálculo infinitesimal que había descubierto años atrás.

En los primeros años de la década de los ´70 seguirá investigando sobre la luz, explicando y demostrando que la luz blanca estaba compuesta por unas franjas de colores (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil, violeta; siempre en el mismo orden) que se podían separar a través de un prisma; por lo que la el color es una propiedad de la luz y no de los objetos.

Seguirán años de estudios, inventos, cálculos y aplicaciones de sus teorías a problemas concretos (algo que le granjeó cierta enemistad con importantes científicos contemporáneos, pues no admitía ningún tipo de crítica o intento de corrección o discusión sobre sus conclusiones) hasta que en 1687 escribe su obra principal, “Principios matemáticos de la filosofía natural”, una obra que causará un gran impacto y que dará a Newton una fama excepcional.

En esta obra formulará los 3 principios fundamentales del movimiento;  el principio de inercia; el principio de acción-reacción por el que cada fuerza ejercida sobre un cuerpo existe una reacción igual en sentido contrario; y ley de la interacción y la fuerza, por la que la aceleración de un objeto es directamente proporcional a la fuerza neta que actúa sobre él e inversamente proporcional a su masa; lo que dará lugar a la deducción de la Ley de Gravitación universal.

kl

“Principios matemáticos de la filosofía natural”.

Foto: Andrew Dunn

En 1704 publica su obra “Optiks”, donde expone algunas de sus conclusiones experimentadas años atrás además de fenómenos como la refracción y reflexión de la luz.

k

Pero no solo se dedicaba a la ciencia, también al estudio de la Biblia, del que consideraba que llevaría al conocimiento de las leyes naturales; siendo un profundo creyente en la labor creadora de Dios; y abrazando la teoría arriana sobre la no existencia de la Trinidad, algo que le causaría problemas en la Universidad durante sus años de profesor.

k

Retrato de Isaac Newton.

Poco a poco Newton va dejando de lado su carácter poco social y empieza a participar de la vida pública, llegando incluso a actuar como parlamentario (aunque se cuenta que su única intervención en público ante el resto de parlamentarios fue para pedir que se cerrase una ventana debido a que hacía corriente), llegando a ser nombrado Director de la Casa de la Moneda de Londres en 1699; cargo que le reportaría el ser nombrado “Sir” por la Reina de Inglaterra en 1705 y ser Presidente de la Royal Society de Londres en 1703.

Finalmente fallecerá en Londres el 31 de Marzo de 1737, siendo enterrado con honores en la Abadía de Westminster, donde acabará compartiendo ubicación con Darwin años después.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame