Guerra Civil Española: Rosario Sánchez Mora "La Dinamitera"

Rosario Sánchez Mora, más conocida como “La Dinamitera”, fue una de esas mujeres que luchó con determinación y valor en la guerra civil española en defensa de sus ideales, sin importarle las posibles consecuencias que para su persona pudiera tener esta lucha.

Nació en 1919 en Villarejo de Salvanés (Madrid) y con 16 años se traslada a la capital, donde comenzará a participar de la vida política e intelectual.

Cuando estalla la guerra no duda en alistarse a las Milicias Populares como voluntaria, entrando a formar parte del Quinto Regimiento, junto a hombres y mujeres de distinto signo político y numerosos intelectuales, entre los que destacarán Alberti o Miguel Hernández, que le escribirá un poema titulado “Rosario la dinamitera” que saldrá publicado en su libro “Viento del pueblo” en 1937.

Como no tenía experiencia en el campo de batalla ni en el manejo de armas, decidieron que se dedicase a hacer bombas caseras, con tal infortunio que perdió una mano elaborando una de ellas, mandándola directamente al hospital.

“Rosario, dinamitera/ sobre tu mano bonita/ celaba la dinamita/ sus atributos de fiera/ .../ bien conoció el enemigo/ la mano de esta doncella/ que hoy no es mano porque de ella/ que ni un solo dedo agita/ se prendó la dinamita/ y la convirtió en estrella”.

Al salir del mismo no dudó en seguir en el frente de batalla, defendiendo la capital de los ataque de las tropas fascistas, aunque finalmente los golpistas lograron su cometido y sometieron Madrid.

 

rsmld

 

La guerra finaliza algo después y comienza la persecución de toda persona que no fuese franquista, Rosario trata de huir con su padre, pero son apresados en Valencia.

Su padre es fusilado, y a ella la condenan a muerte, conmutándole la pena por 30 años de encarcelamiento, de los que afortunadamente “sólo” cumple 3.

Al salir de prisión se reúne con su hija (la tuvo durante el conflicto, con un marido con el que se casó sin pasar por la iglesia, por lo que ahora ese matrimonio era nulo y que rehizo su vida sin contar con ella) y sobrevive vendiendo tabaco de contrabando hasta que logra abrir su propio estanco, medio de subsistencia con el que llegará al final de sus días en 2008, a la edad de 88 años.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame