Cristo Redentor, Río de Janeiro

El Cristo Redentor es sin lugar a dudas una de las imágenes más características no solo de Río de Janeiro, sino de todo Brasil.

Es una obra maestra tanto arquitectónica como escultóricamente hablando que se encuentra en la cima del Cerro do Corcovado (713 metros de altura), sobre el que se asienta la ciudad.

Ya en 1852, el Padre Pedro María Boss intentó construir un monumento religioso en esa zona, pero le fue denegado el permiso por la princesa Isabel de Brasil; aunque no cayó en el olvido esa intención, siendo a principios de la segunda década del siglo XX cuando se retomó por un grupo de católicos que veían una buena oportunidad para realizar una obra religiosa en conmemoración de los 100 años de la independencia brasileña.

 

 

Se comenzó un concurso para definir el monumento que se iba a construir, y finalmente el vencedor fue el Cristo Redentor con los brazos abiertos cuyos bocetos presentó Carlos Oswald, y que finalmente sería levantado con la ayuda del ingeniero Heitor da Silva Costa y el escultor Paul Landowski (siguiendo el imperante estilo art decó de la época).

La primera piedra se colocó el 4 de Abril de 1922; y del 2 al 9 de septiembre de 1923, en el marco de la “Semana del Monumento” auspiciada por la Iglesia, se recogieron fondos para la construcción (con un éxito inesperado); aunque esta no empezó hasta algunos años después, concretamente 1926, siendo inaugurada finalmente el 12 de Octubre de 1931 por Getúlio Vargas.

Hubo problemas durante la construcción, especialmente debido al poco espacio para colocar los andamiajes para realizar los imponentes brazos sostenidos en el vacío, el viento de la bahía que tiraba los andamios, etc… aunque no hubo que lamentar víctimas entre los trabajadores.

Se decidió realizar la estructura de hormigón armado y cubrirla por pequeños triángulos de un material llamado esteatita, para que las inclemencias del clima tropical dañaran su interior lo menos posible.

 

ccr

 

Finalmente la obra midió 30 metros aproximadamente, que unidos a los 8 metros del pedestal dan una imponente imagen que se eleva algo más de 38 metros, con un peso de 1.145 toneladas.

En el año 2007 fue una de las obras seleccionadas más votadas para formar parte de las Nuevas 7 Maravillas del Mundo.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame