Alberto Santos-Dumont, pionero brasileño de la aviación

Nacido en Cabangú (Brasil) en 1873, Alberto Santos Dumont se convertirá en uno de los pioneros brasileños de la aviación.

Proveniente de una familia acomodada, estudió y vivió en París, donde sus contactos con cualquier elemento capaz de volar y sus intentos por crear un aparato que se mantuviese cierto tiempo en el aire fueron de lo más comentado del momento en la capital gala.

Intentó en principio elevarse en globo, pero diversas pruebas fallidas hicieron que pensase que la forma esférica no era la más idónea para ese fin, decantándose por una semiesférica similar a la de los dirigibles o zeppelings.

Construía aparatos voladores con más o menos éxito, pero era algo normal verle sobrevolar jardines, aterrizar forzosamente en los alrededores de la Torre Eiffel o incluso estrellarse en medio de la ciudad.

Poco a poco va obteniendo resultados más claros, por lo que llega a plantear que en un breve espacio de tiempo será capaz de construir un dirigible con el que transportar personas.

 

as-d

 

París está rendida a sus pies.

También se centrará en aeroplanos, pero le es diagnosticada una enfermedad que será clave en su vida y desarrollo de su pasión, pues decide regresar a su país natal, Brasil.

Allí le va a recibir con honores una multitud enfervorecida, le preparan una serie de festejos con todo tipo de suertes aéreas... y se produce un accidente donde morirán varias personas.

Este accidente va a marcar a Santos Dumont, le va a perseguir toda su vida, haciéndola insoportable; algo a lo que si le sumamos su cada vez más grave enfermedad (esclerosis), le sume en un profundísima depresión que le llevará al suicidio, ahorcándose en su casa en 1932.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame