Turbinas de aviación para vehículos

Los motores de aviación son muy potentes y ligeros que es lo que se precisa para poder volar. Estas turbinas son muy caras y consumen mucho por lo que su uso prácticamente no se ha extendido a otros campos.

En los vehículos hay un caso particular en el que se usa un motor de turbina derivado de uno para helicópteros, es el Honeywell AGT 1500 que propulsa al tanque de fabricación estadounidense M1 Abrams.

Este motor tiene una potencia de 1.500 cv y a la primera versión del carro de combate de 61 toneladas lo podía propulsar hasta los 100 km/h aunque por criterios de seguridad de las cadenas estaba limitado a 72 km/h. Cuando funciona hace el típico silbido de los motores de aviación, en este corto vídeo lo puedes comprobar.

Es el único carro de combate en montar una turbina, las ventajas eran que tenía mayor potencia para un motor más pequeño y ligero. El aumento del gasto de combustible lo suplía al poder tener tanques de mayor tamaño. Otra ventaja es que es capaz de funcionar con cualquier combustible, ya sea diésel, gasolina o combustible de aviación. Si se puede vaporizar y quemar entonces vale.

En la práctica ha demostrado tener serios inconvenientes como que el mayor consumo obliga a tener una mayor cantidad de vehículos transportando el combustible siguiendo los pasos de los carros, lo que se llama el tren logístico, que es muy vulnerable a los ataques. Otro problema grave es que al ser una turbina ingiere una gran cantidad de aire que pasa por los álabes y estos se dañan con facilidad con presencia de arena o suciedad. En general es mucho más caro de mantener y de explotar.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame