Motores a reacción caseros

No deja de sorprender lo que gente con ganas, tiempo y talento pueden llegar a hacer en los talleres de sus propias casas. 

Los más ambiciosos se atreven incluso a fabricar sus propios motores a reacción. La mayoría, como es natural, no consiguen llegar a obtener un motor funcional y requieren para funcionar de una fuente externa de energía, además del combustible, como un motor eléctrico o aire comprimido pero no deja de ser meritorio lo cerca que llegan a estar de conseguirlo. 

Aquí tienen un vídeo de uno de estos que no lo consigue del todo pero que sorprende por su sencillez ya que está realizado desde simples latas.

El principal problema con estos diseños es que los motores a reacción de flujo axial requieren de un mejor diseño de la fase de compresión del aire porque si no la expansión de los gases esta incontrolada y parte avanza en dirección contraria.

La solución: mejor diseño de las etapas de compresión y de la cámara de combustión como en este ejemplo:

Mucho mejor diseño pero tampoco funciona de manera autónoma. 

Si te quieres construir un motor a reacción en tu casa, porque eres de los que piensas que es una de las tres cosas imprescindibles en la vida, entonces mi consejo es que sea del tipo de compresión de flujo centrífugo. Es como funcionan los compresores turbos de los motores de los coches. Aquí tienes un ejemplo de uno que funciona:

Por supuesto todos estos motores no aguantan funcionando mucho tiempo ya que los álabes de la turbina se acaban fundiendo pero si tu objetivo era presumir de tus habilidades entonces lo has logrado.

Contenido Relacionado
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame