En el 2012 sí hubo una gran tormenta solar

Se esperaba una gran actividad solar para el año 2012 y algunos incluso se estaban preparando para el fin del mundo tal y como lo conocemos debido a las consecuencias de una gran tormenta solar que inutilizaría toda nuestra tecnología de la que dependemos. Según un nuevo estudio ese evento sí sucedió solo que la tormenta solar con potencial devastador se dirigió en dirección opuesta a donde se encontraba la Tierra.

Las tormentas solares de esta magnitud son peligrosas para nuestra actual civilización porque generan un potente campo magnético que envuelve a la Tierra provocando fuertes corrientes inducidas en los cableados y equipos eléctricos que los dañan. El resultado podría llegar a ser, dependiendo de la magnitud de la tormenta solar, catastrófico.

El último suceso de similar magnitud ocurrió en 1859, el llamado evento Carrington. En aquella época la tecnología existente era el telégrafo y lo que ocurrió es que el pico de corriente inducida inutilizó la red, incluso dando calambrazos a los operarios. En el norte la aurora boreal brillo con tal intensidad que se pudo ver hasta en zonas tan al sur como Hawaii.

Un estudio del año pasado estimó los posibles daños de una tormenta solar similar hoy en día en 2,6 trillones (billones europeos) de dólares por todo el mundo. Este es el tipo de suceso muy poco frecuente pero que si tiene lugar puede causar grandes daños.

En 1989 ocurrió un suceso similar pero de mucha menor intensidad y tuvo como consecuencia el colapso del sistema de la red eléctrica en Quebec dejando sin suministro a 6 millones de personas durante 9 horas.

La tormenta solar que hemos evitado ocurrió el 22 julio del 2012 y expulsó una nube magnética a 2.000 kilómetros por segundo, cuatro veces más rápido que una tormenta normal. Pasó por la órbita de la Tierra pero afortunadamente nos encontrábamos en el otro lado del Sol. Los investigadores creen que la tormenta solar fue tan rápida porque otra tormenta solar cuatro días antes limpió el camino de material que pudiera frenarla. Los autores piensan que la tormenta solar fue en realidad la unión de dos que ocurrieron con una separación de entre 10 y 15 minutos.

El suceso fue captado por el satélite STEREO A que se encuentra por delante de nuestra órbita.

Más información.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame