El aire de dentro del frigorífico

Como el aire siempre nos rodea no le damos importancia y solemos pensar incluso que no existe o que no pesa.

El aire en condiciones normales es poco denso pero pesa y nos afecta en cada aspecto de nuestra vida. Vamos a ver por ejemplo el caso del aire de dentro del frigorífico, el que está junto con nuestros alimentos.

El aire a 0º C, a una atmósfera de presión, pesa 1,29 kg por cada m3. Un frigorífico tiene unos 300 litros de capacidad, más o menos dependiendo del modelo. Un metro cúbico son 1.000 litros. Así que el aire contenido en este frigorífico pesará unos 400 gramos. No es mucho pero es una masa que hay que enfriar desde la temperatura ambiente de la habitación hasta los 4 ó 5 grados en los que suele trabajar el frigorífico.

Además hay que volver a enfriarlo cada vez que abrimos la puerta. Como cualquier gas el aire frío es más denso que el caliente así que cuando la puerta se abre el aire de su interior sale hacia abajo. Puede imaginarlo como si estuviera lleno de agua y abre la puerta, todo ese agua saldría de golpe. Pues más o menos pasa eso, el aire frío se derrama y su lugar lo ocupa una nueva masa de aire. 

Esta es la razón por la que la parte de congelación siempre esta dotada de cajones o pequeñas puertas interiores, para minimizar la pérdida del aire ya frío de su interior. La zona de congelados la usamos menos y las pérdidas de energía son mayores por lo que compensa el pequeño estorbo de los cajoncitos. 

También es el motivo por el que los frigoríficos tipo arcón son mucho más eficientes que los normales, cuando se abre la puerta el aire frío no sale, apenas las producidas por los remolinos provocado por el movimiento de apertura. El problema es que son menos prácticos y ocupan más espacio horizontal que es el escaso en una vivienda.

Otra implicación del aire del interior es que, al ser más denso cuanto más baja es su temperatura, el aire se estratifica en el interior situándose en la parte baja la que está más fría y en la parte alta la que tenga algo más de temperatura. Este es el motivo por el que los fabricantes recomiendan ordenar los alimentos en el interior según la temperatura de conservación que necesitan. Bueno, para ser sinceros eso era antes porque ahora suelen incorporar un ventilador interno para recircular el aire y que todo el interior tenga la misma temperatura. 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame