Efecto Forer y la astrología

El efecto Forer o también llamado falacia de validación personal es la observación de que los individuos dan altos índices de acierto a descripciones de su personalidad que supuestamente han sido realizadas específicamente para ellos, pero que en realidad son generales y suficientemente vagas como para poder ser aplicadas a un amplio espectro de gente.

En 1948 el psicólogo Bertram R. Forer realizó el conocido experimento que lleva su nombre. Les dio a sus estudiantes un test de personalidad y luego les entregó a cada uno el resultado del análisis de su personalidad, supuestamente basado en el resultado del test, pero que en realidad era el mismo para todos. Les pidió a los alumnos que valoraran el grado de acierto del análisis entre 0 y 5. La nota media fue de 4,2, es decir, pensaron que el análisis acertaba mucho con sus personalidades.

La descripción genérica que les entrego a cada uno era una recopilación de distintos textos extraídos de horóscopos. Fue la siguiente:

"Tienes la necesidad de que otras personas te aprecien y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado. Para el exterior tiendes a ser disciplinado y controlado pero preocupado e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad, y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irrealistas."

Este experimento se ha replicado muchas veces y con el mismo resultado independientemente de edades o culturas. Funciona mejor cuando:

El sujeto cree que el análisis se ha realizado solo a él.

El sujeto cree en la autoridad del evaluador.

El análisis enumera mayormente atributos positivos.

Curiosamente cuando las descripciones son negativas los sujetos rechazan el análisis. Esto se denomina sesgo de auto-servicio. Las personas solo aceptan como propios los atributos positivos. En otro experimento se dio una descripción a un grupo de sujetos con este sesgo, la descripción contenía rasgos de personalidad deseables y también descripciones llenas de cosas negativas. Estos sujetos solo aceptaban las descripciones positivas. En otro estudio se les dio a estos sujetos una lista llena de rasgos falsos, y se les pidió que puntuaran cada rasgos según se ajustara a ellos. Los sujetos con sesgo de auto-servicio aceptaron de nuevo los rasgos positivos y renegaron de los negativos.

La clave esta en que el texto tiene que ser vago con expresiones del tipo "a veces" de manera que cada uno lo interpretamos aplicándolo a nosotros.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame