Mala publicidad

Un típico ejemplo de mala publicidad es la que en vez de proponer beneficios al consumidor o un planteamiento estratégico adecuado, se soluciona con un juego de palabras o con un chiste.

Otros ejemplos típicos de mala publicidad sólo trata de llamar la atención.

El siguiente es un ejemplo de mala publicidad.

mala publicidad

Jose Luis Durán

Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Cádiz. España.

Contenido Relacionado
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame