Los costes de oportunidad

Muchas veces olvidamos los costes de oportunidad.

Las pérdidas son muy visibles. Pero si tenemos una cantidad importante de recursos invertidos en un negocio o en un producto poco rentables, puede pasar desapercibido durante años.

Por ejemplo, es típica la situación de una empresa que gana mucho dinero con unos productos, pero tiene escasa rentabilidad de otros.

La forma más rápida para incrementar la rentabilidad de muchas empresas es suprimir, eliminar productos y negocios poco rentables.

Aunque tenemos que tener cuidado de no eliminar un producto que pierda dinero pero atraiga clientes o aumente su satisfacción. Por ejemplo, algunos restaurantes han quitado el café porque era poco  rentable. Pero muchos clientes se enfadan si no pueden terminar la comida con un café.

Tenemos costes de oportunidad cuando tenemos invertido el dinero en un negocio, pero tenemos otras opciones de mayor rentabilidad. Es decir el dinero que estamos dejando de ganar por no tener el dinero invertido en la mejor opción.

Por ejemplo, la típica familia que tiene un magnífico local en propiedad y tiene una tienda pasada de moda, muy poco rentable. En muchos casos,  ganarían mucho más simplemente alquilando el local. Otra opción es replantear el negocio, por ejemplo invirtiendo en una buena franquicia.

Se agradecen los comentarios

Jose Luis Durán

Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Cádiz. España.

Contenido Relacionado
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame