La realidad creada por el Marketing

La siguiente historia es una historia real, salvo algunos detalles. Los protagonistas son el partido Republicano de Estados Unidos y sus asesores de marketing, pero igual podrían ser otros partidos y asesores.

Erase que se era que McCord junior III estaba esquiando en Aspen Colorado y quedó en comer con unos amigos. En la comida, “Acércame un poco más de langosta y el ketchup” les comentó: Es injusto tener que pagar impuestos por heredar las 10 mansiones, el dinero y las empresas de sus queridos padres. “Oyes y tal” McMuffy tú que estás en el partido Republicano, por qué no propones que quiten el impuesto de sucesiones. Muy bien, tengo una reunión con el Partido nos vemos en los Hamptons y les cuento.

Así que McMuffy se reunió con el comité del Partido, “qué buena idea”, “el comité del Partido la apoya totalmente”, exclamaron los del comité, se lo comentaremos a los asesores y a los senadores para comenzar el trabajo y eliminar ese impuesto injusto.

Y los del comité llamaron a los asesores. Los asesores realizaron una encuestas y descubrieron que la inmensa mayoría de los Norteamericanos estaba a favor de mantener el  impuesto.

“Es injusto”, “esto no puede ser”. Presionemos a los senadores se dijeron, pero los senadores aprecian mucho sus puestos y no estaban dispuestos a eliminar el impuesto en contra de la opinión del 70% de los votantes.

Entonces, decidieron llamar a los asesores de marketing para que cambiaran la opinión de los ciudadanos y  eliminar el impuesto. Los especialistas en marketing investigaron la mente de los votantes.

Estudiaron las asociaciones de ideas, cómo se relacionan las palabras en el cerebro y cómo ciertas palabras evocan conceptos. En los grupos de estudio comprobaron que cuando se hablaba de impuesto de sucesiones casi todos estaban a favor de mantenerlo. Probaron con múltiples palabras y las reacciones de los ciudadanos.

Finalmente  descubrieron que cuando se utilizaba la expresión impuesto de la muerte para definir el impuesto de sucesiones, la mayoría estaba a favor de suprimirlo.

Así que hicieron campaña durante años llamando impuesto de la muerte al impuesto de sucesiones. La opinión pública cambió y se dieron las condiciones para ir suprimiendo el impuesto.

La realidad es una fantasía gestionada por el marketing

Atención pregunta ¿Cómo llama el partido político CIU y una parte de los medios de comunicación al impuesto de sucesiones?

Efectivamente,  impuesto de la muerte.

Si tienen dudas sobre esta historia, pueden buscar en Google “impuesto de la muerte”.

Saludos cordiales

Jose Luis Durán

Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Cádiz. España.

Contenido Relacionado
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame