Reflexiones sobre la Teoría del Apego. (Parte I)

A menudo, nos cuestionamos si somos o seremos buenos padres. La parentalidad es imperfecta y son normales los posibles conflictos en la interacción.

Winnicot, hablaba de “madre suficientemente buena”, ¿qué quiere decir con ello?. Habla de las madres que crían al bebé de modo confiable y previsible. Está función no está carente de fallas y aún así son esenciales para el desarrollo emocional y físico del niño.

Sptiz, acuño el nombre “depresión anaclítica”, para los niños institucionalizados, la pérdida de apetito, alteraciones del sueño, depresión y por último rigidez, aparecían tras la separación de la madre o del cuidador habitual, sin que su falta fuera reemplazada por alguien afectivamente significativo.

Cirulnik, define la “resilencia”, como el sentimiento de seguridad, obtenido en las relaciones de apego seguras con otras personas, a pesar relaciones adversas tempranas.

Bowlby, describió la influencia del establecimiento de vínculos fuertes, selectivos y duraderos, la amenaza o alteración de estos lazos pueden causar fuertes emociones o psicopatologías. La respuesta sensible en los niños, les permiten organizar esas respuestas de sus cuidadores. El cuidado y afectividad diaria les permiten tener modelos internos de interacción, les da un modelo de lo que sienten con respecto a ambos padres, de sí mismo, lo que espera de cada uno de ellos les ayuda a planificar su propia conducta.

Con todo ello, destacamos la importancia de las relaciones cuidador-bebé para su supervivencia y su desarrollo emocional posterior, aunque no sea perfecta, la afectividad es el motor para el desarrollo normal del infante. Tienen que sentir que su mundo es seguro, tener una expectativa confiada. Son necesarias: la predictibilidad, disponibilidad, inteligibilidad, apoyo y reciprocidad. Esto les permite a lo largo de la vida evocar un sentimiento de integración y autovaloración, favoreciendo de este modo, la respuesta amorosa, cooperativa y recíproca. El niño, no es en sí mismo seguro o inseguro, sino que está apegado de forma segura o insegura. También puede sentirse seguro o inseguro según con quién esté. Tiene que ver con verse a sí mismo como competente para suscitar una respuesta positiva de las figuras de apego.

Estar alerta a la individualidad del niño, a sus necesidades, sobre todo en la adolescencia ofreciendo “la libertad guiada”. Brindar una base segura, al tiempo que permitirles desarrollar conductas exploratorias. Proporcionar libertad acompañada de una posición de interacción reflexiva con él, les permitirá sentirse más seguro frente a lo que le espera. Los estilos de apego o crianza están imbricados con los estilos educativos, la coherencia, normas y límites impuestos por los padres, el estilo democrático e indulgente son predictores de protección debido a la afectividad de los padres hacia los hijos, la ausencia de autoridad o las contradicciones en ese ámbito facilita la violencia filio-parental en un intento de poner orden en la familia.

Los modelos internos de interacción mencionados, nos permiten tener una idea de nosotros frente a los demás y el mundo, nos da la idea de ser objetos de amor y aprecio y está relacionado con la autoestima También nos da una noción de separación con respecto al ambiente, identidad de uno mismo de continuidad en el tiempo y auto-conocimiento, sabiendo que frente a la distancia o ausencia tenemos internalizados un modelo de afecto. Muestran el resultado de nuestras vivencias, nuestras peticiones de demanda de cuidados. Los primeros modelos determinan el modo en el que el niño experimenta después el mundo. Influyendo en la construcción de otros modelos. No son rígidos, son estables pero pueden cambiar, activarse o desactivarse según la situación. De ahí, lo importante de esos lazos afectivos y las interacciones, así como de nuestras experiencias a lo largo de la vida.

 

mano-pequec3b1a-y-grande
mano-pequec3b1a-y-grande
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Ändra Psicólogos Centro de Apoyo Individual y Familiar

Psicólogas, Apoyo Individual y Familiar, Consulta de Psicología

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame