Correr Sobre Nieve

Correr sobre nieve es una pasada, una actividad “diferente” a lo que hacemos habitualmente. Pero tenemos que tener en cuenta algunos detalles para que no se convierta en una actividad “peligrosa”.

Evidentemente cuando corramos en terreno nevado, estaremos en una época del año en la que hará frío y estaremos en altura. Por lo que es primordial tener información clara sobre la meteorología para no correr riesgos innecesarios. Aún mirando la previsión, SIEMPRE hay que tener en cuenta que el tiempo en la montaña es muy cambiante y una ventisca o niebla puede hacer que nos metamos en problemas. Así que además de “mirar al cielo”, tenemos que conocer la ruta al “dedillo”. Llevarla en el GPS aunque vayamos por esa zona habitualmente. Nos puede evitar el meternos en problemas.

Alfaguara

Siempre procuraremos de ir cuando la nieve este relativamente blanda y no haya hielo, en caso de que esté muy dura resbalaremos con cierta frecuencia y nunca hace “gracia” el golpearse contra el suelo. Evitaremos pasar por zonas muy expuestas, porque el riesgo de caída es mayor que en condiciones normales.

En cuanto a las zapatillas elegiremos las que tengamos con un taco mas prominente, y además usaremos un crampón especifico para ello (ojo con este dispositivo, que en ningún caso sustituye a uno “clasico” y solo nos servirá para darnos un poco de tracción. NUNCA lo usaremos para hacer alpinismo). También hay zapatillas especificas con clavos en la suela.

Si vamos a correr habitualmente por nieve, no es mala idea comprarse unas con Gore Tex o similar, siempre acompañadas de una polaina, para que no entre nieve dentro de nuestro calzado. Esta será la única forma de mantener nuestros pies secos durante mas tiempo.

Si hablamos de ropa o hidratación, haremos lo mismo que cualquier día frío. Pero en la alimentación si que hay que tener en cuenta que el gasto de energía es mucho mayor que por terreno “normal”, avanzar por nieve requiere mucho mas esfuerzo que por terreno “consistente” (algo parecido a cuando corremos por la arena de la playa), así que comeremos con mas frecuencia.

Puerto Lobo

Aunque no sea un día muy soleado siempre llevaremos gafas de sol, este refleja en el suelo blanco y nos rebota con mas intensad. En caso de ventisca también nos protegerá de que los copos de nieve se nos “claven” en los ojos.

En resumen tendremos que extremar las precauciones como; planificar ruta, metereología, nunca ir solos, dejar aviso a alguien de donde vamos y cuando volvemos, usaremos crampones específicos o zapatillas con clavos, móvil con batería cargada, alimento y agua en abundancia etc...

Y como en todas las ocasiones, pero en este caso con mas motivo: NUNCA subestimar a la montaña.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Franci Barrera Castarnado

Tecnico Superior en Administración y Finanzas, Autónomo y Corredor por Montaña.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame