Leyes Espirituales 2

Las Leyes Espirituales 2

 

La ley espiritual que vamos a ver hoy, es LA LEY DE ATRACCIÓN. Por esta ley, cada quien engendra a su semejante, atrae a su igual y rechaza a su opuesto, desde el plano material hasta el espiritual.

Esta Ley actúa preferentemente en el aspecto mental, pues el pensamiento humano es magnético y atrae hacia sí todo aquello que le es afín.

Lo que llamamos simpatía no es más que un ejemplo de la acción de esta ley; en muchos casos nos es simpática una persona que es afín a nosotros porque hay similitud de pensamientos, educación, maneras de actuar y de pensar.

Esta ley opera de inmediato y aunque nunca hayamos visto anteriormente a una persona, nos es simpática o antipática; existe antipatía porque hay un rechazo (generalmente mutuo) que muchas de las veces no sabemos el por qué.

Una comprobación de esta ley es el hecho de ver como personas de ciertas características culturales, de educación, sociales, religiosas, etc., busquen y encuentren siempre la compañía de seres de análogos gustos y tendencias, verificándose el dicho común de que “DIOS los cría y ellos se juntan”.

Estas personas se sienten incómodas entre aquellos individuos o ambientes de diferente grado evolutivo espiritual.

Con esto no se pretende decir que la ley es racista o clasista, pero es un hecho que cada persona (aún entre hermanos de los mismos padres) es única y diferente a los demás.

De ahí el dicho: “Los hijos son como los dedos de la mano, ninguno es igual a los demás”. Y esta diferencia no es por el color de la piel, el sexo, el dinero, estudios, viajes, etc.; es porque cada persona está en diferente desarrollo espiritual.

El desarrollo espiritual es como ir a la escuela de la vida; hay quien está  saliendo de Kinder, otro en 5° año de primaria, otro está por salir de la secundaria, uno más está en preparatoria y otro está iniciando una carrera en la universidad. Y esto significa: Muchas vidas, muchos maestros y mucho aprendizaje y en cada vida, mucha reflexión. Esto también significa desarrollo en conocimiento y en sentimiento.

Habrá quien me diga que no existe la metempsicosis (reencarnación) y yo respeto su convicción y su creencia sobre el particular.

Pero a modo de abundar con pruebas más tangibles, pido que se me permita recurrir a la Biblia y exponer el siguiente pasaje:

 

9 “Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos.

10 Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿por qué, pues, dicen los escribas que es necesario Elías venga primero?

11 Respondiendo Jesús, les dijo: A la verdad, Elías viene primero y restaurará todas las cosas.

12 Más os digo que Elías ya vino, y no lo reconocieron, sino que hicieron con él todo lo que quisieron; así también el Hijo del Hombre padecerá de ellos,

13 Entonces los discípulos comprendieron que había hablado de Juan el Bautista. San Mateo 17; 9 al 13. Biblia Reyna Valera, Revisión de 1960.

Y así como los niños se sorprenden de muchas cosas que ignoraban, también muchos de mis lectores, de este blog, se van a sorprender de lo que existe en el mundo espiritual.

 

En el próximo Blog seguiremos viendo leyes espirituales.

 

¡Nos vemos en el próximo Blog!

 

Prof. Reynaldo A. Serrano

 

Profserrano90@hotmail.com

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Reynaldo Andres Serrano Becerril

Profesor de Mercadotecnia, ventas y atención y servicio al cliente en Universidad Anáhuac 1985-2010

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame