Plan de emergencia: Abandonar la casa - Terremotos

terremotos

 

Al vivir en una zona de terremotos adoptaremos una serie de medidas preventivas como hemos estado haciendo en todos los supuestos casos.

En estos casos debemos tener presente unas medidas respecto a la estructura del edificio donde vivimos.

Controle, revise y refuerce las partes de las edificaciones que primeramente se puedan desprender, como los balcones, chimeneas o aleros.

Verificaremos también aquellas instalaciones susceptibles de averiarse o romper, como por ejemplo la electricidad, gas y saneamientos.

Pasemos al interior de la casa: especial atención a los productos inflamables, los productos tóxicos para evitar evidentemente los derrames y fugas. Mantener bien fijados y sujetos los objetos susceptibles de caerse como lámparas, espejos, botellas, etc. Debemos tomar todas las medidas y precauciones sin excepciones. Nuestra vida depende de todas las precauciones que tomemos.


Al producirse un terremoto concéntrese en las siguientes cuestiones, cómo evitar riesgos de todo tipo, debiendo seguir las recomendaciones siguientes:

En el caso de encontrarnos en el interior de un edificio se recomienda buscar refugio debajo de mesas, de muebles sólidos, también junto a paredes maestras, pilares o bajo los dinteles de las puertas.

Mantenerse alejado de todas aquellas cristaleras, pues podrían romperse, estallar y cortarnos, alejados de vitrinas, alejarnos de todo aquello que pueda caerse o golpearle como tabiques u objetos que puedan caerse.

Los terremotos podrían hacer que los ascensores se conviertan en una trampa, podemos quedar atrapados dentro de ellos o podrían desplomarse. No debemos nunca cogerlos.

Inmediatamente tras un terremoto pueden quedar afectadas las instalaciones de gas o electricidad por lo que debemos tener en cuenta que debemos utilizar linternas para alumbrar y no usar cerillas, mecheros o velas para evitar posibles explosiones o incendios.

Puede ser que el terremoto le coja en el exterior; debe ir a zonas aisladas, alejadas de edificios en mal estado y que puedan derrumbarse, o construcciones que puedan caerse. Zonas abiertas donde no exista peligro.

Mucha atención a los edificios dañados, permanecer junto a ellos o entrar a su interior, existe el peligro de caídas o desplome de todo tipo de revestimientos, escombros, cristales... el peligro estaría en este caso en la vertical de la fachada.

 

Veamos ahora cómo respondemos cuando circulamos en coche, se recomienda quedarnos en el interior del mismo, por supuesto debemos alejarnos de los puentes, los postes eléctricos y de todos los edificios dañados y zonas de desprendimientos.

Evitaremos ser curiosos y estar por las zonas donde se esté procediendo a la rehabilitación, no debemos entorpecer las labores de los servicios de emergencias. Responderemos a las llamadas que soliciten nuestra ayuda e incluso nuestra colaboración por parte de las autoridades o servicios de emergencias. No acudiremos a las zonas afectadas si no se nos solicita.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

ORLANDO RAMON SOCORRO SANTANA

Director y Jefe de Seguridad en PROTECCION DEL PATRIMONIO

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame