Marco teórico conceptual

¿Qué es política institucional?

Existen básicamente dos tipos de políticas. Por un lado, la política en cuanto mera de la "economía" la política como negociación de intereses parciales y, por otro lado, la política en cuanto "iniciación" a la ética la política como construcción colectiva del bien común.

89

En otras palabras, la política es como un mecanismo para alcanzar el equilibrio de intereses, y la política como concertación de una acción colectiva en pos de valores y objetivos superiores, que no responden a ningún interés particular pero que, a la larga, benefician a todas las partes.

 

Practicar hoy esta segunda concepción de la política, originada por los griegos, resulta bastante difícil, ya que resulta utópica si uno constata la gran heterogeneidad e irreductibilidad de intereses y sectores que componen (y descomponen) las sociedades modernas; lo que se agrava en las sociedades como la mexicana, donde se presenta además la mixtura de formas tradicionales de ejercicio del poder y las estructuras formales e institucionales del orden jurídico moderno.

 

Pero si la acción política pura se encuentra cada vez más alejada de la idea griega clásica, es decir, si la "polis" (la comunidad humana), cada vez parece más imposible o irreal. En contra hay ciertos espacios que subsisten en las sociedades modernas que pueden permitir un ejercicio de la praxis comunitaria conforme al espíritu de la Política griega.

 

Estos "espacios" son parciales y fragmentados, pero se refieren a ámbitos de la existencia social cuya ordenación y realización adecuada podría impactar positivamente sobre el espacio general y abierto de la vida pública y la actividad política.

Se trata de los "espacios institucionales", es decir, de instancias en donde la actividad social humana se organiza en torno a determinadas tradiciones y estructuras normativas, a fin de cumplir unas tareas y funciones precisas, socialmente fundamentales, y sobre las cuales difícilmente existe desacuerdo en cuanto a su valor e importancia.

Ejemplos de espacios institucionales son las iglesias, las escuelas, los museos, las academias, las universidades... Son también "instituciones", aunque ciertamente más expuestas a la contingencia de los procesos sociales, todas aquellas estructuras del Estado, como el gobierno, la judicatura, las cámaras legislativas, etcétera.

 

Pero la característica que se menciona inicialmente es que, en principio, se encuentran determinadas, definidas y legitimadas de un modo más sólido, ya que generalmente son el resultado de procesos históricos de largo alcance (la capacidad de subsistencia en el tiempo es un rasgo típico de una "institución", junto con el de encarnar o actualizar de "valores" básicos aceptados por todos).

 

Así pues, una institución es un establecimiento social que tiene por finalidad cumplir ciertas tareas y funciones (educar, mantener valores artísticos e intelectuales, creencias religiosas, conductas morales y principios jurídicos, entre otros) que una sociedad considera valiosas y fundamentales para su propia supervivencia y desarrollo como sociedad.

 

Una institución representa "valores sociales básicos" y tiene el Objeto de buscar su realización, para lo cual constituye un marco axiológico, normativo y organizativo-funcional, que es condición para dicha realización.

 

La acción política, como coordinación y entendimiento colectivo de los miembros de una institución, puede y tiene que realizarse en el horizonte permitido por aquel marco.

 

A esto es a lo que se le llama política institucional. Se trata de una acción política que admite que los valores institucionales, los cuales son intrínsecos, es decir, que son "fines en sí mismos"; no pueden, por ende, tratarse en ningún caso como "medios" para otros fines.

 

Hacerlo, es decir, "utilizar" las instituciones, trae consecuencias nefastas para una sociedad en la medida que se minan estructuras, valores y orientaciones que dan sentido y verdad a la vida social y humana en general.

 

Cuando se habla de "Politizar" las instituciones, se refiere básicamente a practicar en ellas una "pura política" y no una "política institucional", implica destruir las bases que hacen posible la vida social y humana.

 

Es cierto que en las sociedades modernas ninguna institución puede estar al margen de las dinámicas sociales y políticas que atraviesan el cuerpo social en su totalidad, y que por más que se quiera mantener la pureza en la vida de una institución, siempre van a introducirse elementos o influencias del entorno.

 

No obstante, el primado del principio institucional sigue siendo válido.

En ningún caso se trata de someter la política institucional a la pura política, más bien trata de que toda acción puramente política (que tiene que ver con otros fines, grupos de interés, corrientes o partidos políticos) ha de estar, en una institución, fehacientemente subordinada a los principios y rasgos de la política institucional propia de ésta.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame