Los mejores cursos GRATIS © AulaFacil.com
  • [Entrada Profesores]
  • Certificaciones
  • [Mi AulaFácil]
domingo, 19 agosto 2018 español
Síguenos
Publica tu curso
¿Cómo Funciona AulaFácil?

Mantenimiento Preventivo. Análisis de Problemas

El Mantenimiento Preventivo, pese a que no lo realiza completa y propiamente el dueño del vehículo, si es completa responsabilidad del dueño llevar el vehículo a que se le haga una revisión preventiva o mantenimiento preventivo. Esta lección se dedica a dar justificación al mantenimiento preventivo, por lo tanto, utilizaremos la herramienta de “Análisis de Problemas” para realizar un “Análisis” a la necesidad de hacer un mantenimiento preventivo para mitigar los riesgos ya identificados, y así conseguir el fin (que siempre ha sido prolongar la vida del vehículo).

Primeramente, hablaremos de fluidos esenciales:

  1. Refrigerante: debe de revisarse el nivel de este cada vez antes de arrancar el vehículo, y hacer la sustitución periódicamente como es indicado en el manual de usuario. El no hacerlo puede culminar en un sobrecalentamiento del motor y quedar varado por un “Calentón” o torcimiento de culata (falla algo cara y evitable).
  2. Aceite de Motor: debe de revisarse el nivel de este cada vez antes de arrancar el vehículo, a través de la bayoneta o varilla de nivel de aceite, y hacer la sustitución periódicamente como es indicado en el manual de usuario, generalmente es cada 10.000 kilómetros, en conjunto con la afinación del mismo, que es la sustitución de: bujías, filtro de aire, filtro de combustible; además de la limpieza de los inyectores del vehículo. Si no se siguen estas verificaciones, la falta de aceite pueden destrozar el motor provocando fallas internas (debido al excesivo roce) como fugas de aceite, sonidos molestos, sobrecalentamiento, e incluso en casos extremos, la muerte del motor en un minuto.
  3. Aceite de Dirección Hidráulica (en caso de que el vehículo disponga de esta): es importante que los niveles del líquido hidráulico estén correctos. La revisión es sencilla, pues generalmente consta de un envase o recipiente transparente con un mínimo y un máximo marcado. Si el nivel se encuentra por debajo de la marca mínima, se deben ubicar las posibles fugas en las tuberías, sensores o en la bomba, previo relleno del mismo. La no revisión de este líquido puede provocar un alto riesgo que ante una colisión la dirección doble bruscamente pudiendo herir los brazos del ocupante, o en menor grado, quitando la maniobrabilidad del vehículo.
  4. Líquido de Frenos: es un tipo de lubricante muy específico con propiedades, también, muy específicas, pero la verificación del nivel es idéntica a la del caso anterior (del aceite hidráulico), con el recipiente transparente y las marcas. Por nada se debe destapar el recipiente y menos dejarlo sin la tapa por mucho tiempo, pues este líquido absorbe la humedad, lo cual afecta el funcionamiento de los frenos. Procura cambiarlo cada 6 meses como norma general (sin embargo, lee el manual de usuario que viene con el vehículo para más información). Está de más, creo yo, nombrar las consecuencias de que el freno no funcione correctamente, o no sea totalmente eficaz ¿Riesgo? Colisión.

 

Seguido de los fluidos hablaremos de los filtros:

  1. El filtro de aire debe observarse y cambiarse cuando esté muy sucio (sacudiéndolo, nunca con aire comprimido pues rompe la micro fibra que evita que la suciedad entre al motor). Revisar cada mes y reemplazar cada 10.000 kilómetros. El no reemplazar o limpiar este filtro produce una falta de potencia lo cual vulgarmente se dice que se “chupa” o que le “Falta el aire”, y un incremento en el consumo de combustible, que significa, más gasto para el usuario.
  2. El filtro de aceite no tiene manera de que el usuario lo revise, e incluso sacarlo es una tarea imposible sin la herramienta adecuada, sin embargo, es recomendable cambiarlo cada dos cambios de aceite o 20.000 o 25.000 kilómetros. Al no reemplazar este filtro se corre el riesgo de que el aceite pase completamente sucio al motor, provocando desgastes, fugas, humo, entre otras fallas, además de aumentar la presión interna del aceite en el motor, pudiendo romper sellos importantes y provocando los manchones de aceite en el suelo al estacionar.
  3. El filtro de gasolina al igual que el anterior no se puede determinar si está saturado o no visualmente, sin embargo, convencionalmente se cambia con cada cambio de aceite (afinamiento, como dijimos anteriormente). El no cambio de este filtro puede provocar incluso que el vehículo no parta al momento de dar ignición con lo cual puedes quedar varado, e incluso destrozar la bomba de combustible, ya que podría sobrecalentarse y fundirse.

 

Ahora nos referiremos a los neumáticos del vehículo, estos son la primera línea de defensa en términos de suspensión del vehículo, es el punto de contacto entre el suelo o calzada y el vehículo y sus sistemas y/u ocupantes. También es, además, uno de los sistemas más descuidados del mantenimiento preventivo, se debe revisar constantemente que el neumático no tenga fisuras o piedras o elementos clavados, pues estos desestabilizan las ruedas, pudiendo perjudicar la dirección y el consumo a altas velocidades.

La presión de inflado debe ser la indicada por el fabricante en el manual de usuario o en la puerta del conductor (En una placa metálica visible) y debe verificarse una vez semanalmente. Una baja presión puede aumentar el consumo de combustible hasta en un 15%, lo que significa, un gasto más.

El encontrar fisuras, roturas, objetos clavados, o visualizar un desgaste disparejo en los neumáticos (más desgaste de la mitad del neumático hacia adentro o viceversa) pueden ser síntomas de un desgate prematuro o por uso/tiempo, lo cual produce el riesgo de un posible pinchazo o reventón del neumático, quedando, finalmente, varados. Incluso puede ser más, y podríamos ser víctimas de que el vehículo siga una trayectoria que no es la que deseábamos, y terminemos colisionando o saliendo de la pista.

El desgaste nunca debe superar los 2 mm de profundidad. Alinea tu vehículo con regularidad para evitar percances.

Siempre antes de salir a utilizar el vehículo se debe realizar una revisión general de la iluminación del vehículo. Con ayuda de alguna persona se debe activar cada una de las luces del vehículo (Luces Altas, Bajas, Intermitentes, Emergencia, Freno, Retroceso, Etc) y probar que estas estén funcionando apropiadamente, pudiendo así mantener la visibilidad del vehículo estable y evitar accidentes. Intenta nunca manipular una ampolleta sin guantes, pues la grasa de los dedos y/o suciedad son focos de calor que pueden hacer que estas luces se quemen. En el caso de no tener una luz como freno o retroceso funcionando, no se puede dar aviso a terceros de esta acción, provocando el riesgo de colisionar un peatón u otro vehículo.

 

En el caso de la batería, uno de los grandes interrogantes que tienen los usuarios (nosotros) es ¿cómo cuidar y cuándo cambiar la batería de sus automóviles? Para cuidarla y aprovechar mejor la batería, lo recomendable es no abusar de su uso instalando múltiples aparatos electrónicos dentro del vehículo (DVD, radios, etc.) y consultar a profesionales electricistas para la instalación de elementos adicionales. La vida útil de una batería oscila entre 2 y 3 años normalmente. Es conveniente revisar el nivel de carga cada 3 meses en un Centro de Servicios. El problema de no realizar una mantención correcta a la batería es sencillamente el fallo de los equipos eléctricos/electrónicos, además de la temida “pana eléctrica” o quedar varados por “quedar sin batería”.

En esta lección pudimos Analizar (en base al mantenimiento preventivo) los riesgos del NO cuidado del vehículo, y la ventaja de realizar el mismo, en las siguientes lecciones nos centraremos más en lo que puede hacer el dueño del vehículo por su propio automóvil para alargar la vida del mismo. Terminamos los capítulos generales, y comenzamos a entrar de lleno en el curso, que son Los Cuidados Fundamentales del Vehículo.

 

¡TAREA! (optativa):

  1. Si pensaras en comprarte un vehículo, con el conocimiento adquirido hasta ahora ¿Cuáles aspectos serían en los que te fijarías primero? ¿Qué cuidado le darías a ese vehículo si lo compraras? Pregunta personal ¿Qué vehículo sería? ¿Por qué?
  2. Has un resumen de lo que es el mantenimiento preventivo, puedes leer artículos en Internet buscando en Google “Mantenimiento preventivo automotriz” y tomando apunte de los artículos que ahí aparecen, puedes consultarme ante cualquier duda pues Internet en sí, y sus motores de búsqueda como Googl, no son 100% fiables, y puedes encontrar contradicciones. Cualquier duda y para enviarme tus respuestas escríbeme por correo con el Asunto “Respuesta Lección 4” a juanjoselopez@outlook.cl
Conoce al Autor/a:
Gracias por compartir y gracias por enlazar la página
Compartir en Facebook
Acepto vuestra política de privacidad
Consentimiento Expreso para el tratamiento de datos de carácter personal recabados por vía electrónica (leer consentimiento)

¡Suscríbete GRATIS a nuestro boletín diario!:

Búsqueda personalizada
Existen nuevos mensajes en las siguientes salas de chat:

      Recibe gratis alertas en tu navegador, sin configuraciones ni registros. Más info...
      [No me interesa] | [Me Interesa]



      ¿Dudas? ¿Preguntas? Plantéalas en el foro
      Suscríbete Gratis al Boletín

      Escribir la dirección de Email:

      Acepto vuestra política de privacidad
      Consentimiento Expreso para el tratamiento de datos de carácter personal recabados por vía electrónica (leer consentimiento)

      Delivered by FeedBurner

      Destacamos
      Cargando datos...
      Buenos Artículos Diarios

      Sigue a AulaFácil en:

      Ránking Mundial Certificados
      Banner AulaFácil

      Este es un producto de AulaFacil S.L. - © Copyright 2009
      B 82812322 Apartado de Correos 176. Las Rozas 28230. Madrid (ESPAÑA)