Test Psicológicos

Los tests psicológicos sirven para medir rasgos psicológicos de forma objetiva, es decir, evitando cualquier tipo de influencia por parte del profesional. Se construyen y se corrigen utilizando teoría y metodología estadística. Se pueden aplicar de forma grupal o individual, y generalmente se aplican en formato de lápiz y papel.

La utilización de este tipo de pruebas no suele ser decisiva: esto quiere decir que se emplean generalmente de forma previa a la entrevista, y así hacer una preselección de los/las candidatos/as cuyo perfil de aptitudes más se ajuste al deseado por la empresa.

Estas pruebas van dirigidas a medir dos tipos de variables, aptitudes (que veremos a continuación) y personalidad (que veremos en la lección 10 del curso):

Aptitudes

Los tests dirigidos a medir aptitudes podemos dividirlos en aquellos que se centran en la inteligencia general y los que miden aptitudes particulares, tales como las numéricas, verbales, espaciales, mecánicas... El supuesto básico es que el nivel de inteligencia general de las personas incide en las diversas aptitudes específicas.

La investigación ha llevado a los expertos a concluir que distintos tipos de profesiones requieren de un perfil distinto de aptitudes. Es por esto por lo que en los procesos de selección se utilizan baterías, que son grupos de distintos cuestionarios, cada uno adecuado para evaluar una aptitud distinta.

 

Veamos algunos ejemplos de las aptitudes implicadas en distintas profesiones.

  • Puestos de directivos jefes superiores: se suelen emplear tests que midan inteligencia general (el llamado factor G) y razonamiento lógico. También pruebas de razonamiento verbal y de dotes de organización.
  • Puestos medios: generalmente se evalúa la inteligencia general, además de las aptitudes específicas que se requiere para la profesión:
    • Administrativos: aptitudes numéricas y de organización.
    • Técnicos: aptitud espacial y/o numérica.
    • Informáticos: razonamiento lógico, verbal, numérico, y perceptivo o de atención.
  • Comerciales: razonamiento lógico, verbal y dotes de organización.
  • Puestos de ejecutores base (vendedores...): Generalmente se considera que son necesarias las mismas aptitudes específicas de las profesiones de puestos intermedios, con la diferencia de que estos puestos de base no suelen exigir capacidad de planificar a medio y largo plazo, sino que se han de resolver cuestiones concretas; por lo tanto, se suele prescindir en estos procesos de selección de tests de inteligencia general.
  • Operarios de taller y subalternos: atención, aptitud mecánica, aptitud espacial, comprensión de órdenes.

6

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame