Neocórtex, cerebro límbico e hipotálamo

Neocórtex.

Esta compuesto por 15 mil millones de neuronas, posee la capacidad de una computadora. Como vimos en la lección anterior, se compone de los hemisferios derecho e izquierdo, en la siguiente tabla se encuentran algunas de sus principales funciones y características.

Hemisferio derecho Hemisferio izquierdo

Gestiona información de tipo afectiva y emocional.

Encargado de la imaginación y la intuición.

Parte receptiva femenina o yin.

Controla la parte izquierda del cuerpo.

Controla las funciones de orden racional, como leer, hablar, cantar y pensar.

Pensamiento lógico.

Aspecto emisor masculino o yang.

Controla la parte derecha de nuestro cuerpo.

 

 

El neocórtex se encarga entonces, de recibir la información, analizarla y reflexionar acerca de ella, memorizar hechos y conocimientos, también asume la percepción global y las sensaciones, y realiza discernimientos (decide y elige).

 

El cerebro límbico.

Es el medio por el cual el neocórtex se comunica con el hipotálamo. Se encarga del tratamiento de la información de la siguiente manera:

  • Entra información: filtra lo que debe enviarse al neocórtex.
  • Al actuar: motiva la acción que plantea el hipotálamo.
  • Memoriza la conclusión hecha por el neocórtex y la acción decretada en lo que se llama memoria emocional (que veremos más adelante).

Al cerebro límbico solo le importa lo que se siente, es decir, las emociones, no piensa ni diferencia lo que es real de lo que es imaginario, es quien filtra la información al hipotálamo para que la ejecute.  

 

Hipotálamo.

Como acabo de mencionar, el hipotálamo es un ejecutor, no analiza, cuando una persona repite palabras o frases, las puede ejecutar si el individuo se encuentra adormecido o relajado.

También rige las actividades sistema neurovegetativo, el cual coordina las relaciones entre las vísceras y garantiza la regulación de funciones vegetativas o automáticas, como la respiración, la digestión y la circulación. 

El sistema neurovegetativo posee dos grandes circuitos: el simpático y el parasimpático. El primero asume funciones automáticas cuando estamos despiertos y ocupados, nos mantiene en estado de alerta y combatividad, es el que interviene en situaciones estresantes.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame