Conociendo la mente del ser humano

Para entender las enfermedades mentales, es fundamental entender primero a qué nos referimos con mente. El significado básico de mente es el proceso de recopilación de datos, almacenamiento de información y comprensión de la misma. Todos los datos que se almacenan se encuentran en el cerebro. Este a su vez contiene millones de neuronas que son las encargadas de transmitir información a una velocidad impresionante. Quizás suene sencillo, pero en realidad no lo es. Existen unas neuronas principales que envían sustancias químicas encargadas de ayudarnos a procesar toda la información almacenada. Tales neuronas actúan como neurotransmisores. Cuando el proceso de recibir y enviar información se realiza adecuadamente sin interferencia, podemos decir que no hay problemas mentales. Sin embargo, cuando las neuronas no reciben información o debido a la falta de químicos biológicos la neurotransmisión es escasa, hablamos de un problema mental. Ahora bien, hasta ahora no existe ningún aparato o mecanismo capaz de leer la mente y sus estados. Entonces, ¿cómo se evalúa si una persona sufre problemas mentales? Examinemos tres síntomas básicos: La lógica, las emociones y el comportamiento.

La lógica.

La lógica es la razón de las cosas, es darle un por qué al comportamiento, a lo que hablamos o a lo que sentimos. Pongamos un ejemplo: Si se le preguntara a un padre de familia por qué trabaja tanto, quizás el responda que desea mantener a su familia porque la ama. Si se le preguntara a un deportista por qué entrena tanto, seguro que hablará de la buena salud física o de querer ganar alguna competencia. Todas estas respuestas son lógicas pues tienen un por qué. Ahora cambiemos la hoja y supongamos que el padre de familia conteste algo como: "No sé, ni siquiera me gusta trabajar", o que el deportista conteste: "Entreno porque no hay nada más que hacer", esas respuestas serían ilógicas, vacías y sin razón; y serían la primera señal de que algo no va bien en su mente.

Las emociones.

Amor, cariño, felicidad, paz, bienestar, contentamiento, tristeza, rencor, odio, soledad... ¿qué tienen en común estas cualidades? Que todas son sentimientos, sean positivos o negativos, quizás hemos sentido algunos de ellos por no decir todos. No obstante, cuando una persona tiene un problema mental, sus sentimientos varían de manera rápida e inestable. Puede sentir una felicidad desbordante pero al momento sentir una tristeza profunda. Puede sentir rabia, aunque no sepa por qué. Puede querer estar solo o sola pero a la final desea estar acompañada. Como la mente está en confusión, sus sentimientos también lo están.

El comportamiento. 

Un último factor que puede determinar que una persona sufre un problema mental es su comportamiento. Aquí no hablamos sencillamente de equivocaciones pasajeras, hablamos en realidad de conducta peligrosa, conducta que afecta a los demás. Una conducta que desafía la autoridad, que raya con los extremos y lo extraño. Pongamos un ejemplo: Una chica a la que llamaremos Andrea termina su bachillerato, siempre tuvo buenas calificaciones y fue muy obediente a sus padres. De repente desaparece sin dejar rastro, sus padres la buscan por días. A la semana esta chica regresa, sucia mal oliente y riéndose, lo único que dice es: "¿Por qué se preocuparon? Me estaba divirtiendo." En vista de que Andrea nunca mostró indicios de una conducta como esta, se podría decir que está iniciando una enfermedad mental.

Examinar la lógica, los sentimientos y la conducta de una persona puede indicarnos de manera visible si hay indicios de un trastorno mental. Ahora bien, ¿cuál es el origen de las enfermedades mentales? Lo veremos en la otra lección.

monja mala
Si hay cambios significativos es un problema mental. 

http://augirona.blogspot.com/2011/09

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame