Cómo ayudar a quienes padecen estrés postraumático

Aquí de nuevo recordamos la importancia de que la persona realice un seguimiento de su trauma con un profesional de la salud mental, quizás le recomienden antidepresivos o somníferos para calmarse y poder dormir. Sin embargo, tanto los amigos como los familiares del afectado todavía pueden ayudar mucho en su recuperación. He aquí algunas sugerencias:

Sea empático, es decir, póngase en su lugar.

Desde una violación, hasta ver morir a sus amigos en la guerra; situaciones como estas pueden ser traumáticas para cualquiera. Sin embargo, solo el que ha pasado por ellas sabe lo difícil que fue. Por lo tanto, trate de imaginarse exactamente la situación por la que pasó el afectado, y trate de sentir lo que la persona siente.

No obligue a la persona a hablar de lo sucedido.

El estrés postraumático es parecido a una herida que nunca cierra, y entre más recuerde la persona lo sucedido, esa herida se abre más. Por lo tanto, a menos que la persona desee hablar de lo sucedido, no la animemos a que nos cuente lo que le pasó. El profesional en salud mental le ayudará a recordar lo sucedido en formas de terapias que vayan cerrando su dolor.

Incluya a la persona en las mismas actividades de siempre.

Aunque la persona se vea muy afectada y se note diferente, en el fondo quiere participar de las mismas actividades que se hacía en familia o con los amigos; por tanto, inclúyala de nuevo en dichas actividades. Trátelo igual que a todos sin manifestar compasión pública, pues podría hacer sentir mal a la persona.

Llore con el afectado.

El estrés postraumático no se cura; el suceso no se olvida de la noche a la mañana y en ocasiones veremos a nuestro ser querido llorar. Cuando esto suceda, evite expresiones como: "No llores, tienes que olvidar" o "La vida sigue lo tuyo no es tan grave". Estas expresiones tienden a deprimir más a la persona. Lo mejor sencillamente es quedarse al lado de la persona y llorar con ella. Esto no quiere decir que nos sumiremos en la depresión con ella, sino que compartiremos sus sentimientos aunque no digamos nada.

Respete su privacidad.

Los afectados de este trastorno, necesitan estar solos. La mente no asimila sucesos tan negativos con tanta rapidez como pensamos, y el tratamiento es lento. Por tanto, no demos a entender que si la persona está de vez en cuando sola le va a pasar algo, o que no podrá trabajar o realizar alguna otra actividad. En realidad la meditación en lo sucedido puede ayudar a aceptar esa situación.

No tiene que estar hablando de lo sucedido

No tiene que estar hablando de lo sucedido.

www.psicoactiva.com/blog/mamitis-aguda-o-relaciones-de-apego-disfuncionales

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame