La Cabeza

plastilina

La Cabeza

Para la construcción de la cabeza nos vendrán bien unas fotos del modelo para tener una imagen de referencia. Aunque este paso no es estrictamente necesario, sí nos facilitará el trabajo a la hora de buscar cierto parecido con el rostro de la persona caricaturizada.

 

Plastilina

 

Nos será muy útil para orientarnos tener una foto de frente y otra de cada perfil del modelo.

En este caso el modelo tiene la piel clara por lo que iremos añadiendo blanco hasta crear un tono lo más parecido posible a la realidad.

 

Plastilina

 

Para aclarar el color de piel añadiremos plastilina blanca.

 

Para conseguir una tez clara mezclamos el color piel con el blanco y para obtener una piel más oscura añadimos plastilina de color marrón hasta que demos con el tono adecuado. También pueden añadirse el amarillo o el rojo si en la piel del modelo predominan estas tonalidades.

 

Plastilina

 

Aquí pueden verse otros ejemplos de diferentes tonalidades de piel.

 

Una vez consigamos el color de piel adecuado, dividimos el trozo de plastilina más o menos a la mitad y reservamos uno de los pedazos para la construcción de las manos y otros detalles como el cuello y la cara.

 

Con el otro hacemos una bola y le damos una forma achatada. Ésta constituirá el cráneo de la figura.

 

Plastilina



Para la cabeza haremos una figura esférica con forma achatada.

 

Posteriormente, cogemos un pedacito de la plastilina reservada y hacemos un cilindro que servirá para formar el cuello. El grosor del mismo dependerá una vez más de las características del cuello del modelo.

 

Si lo tiene ancho, haremos un cilindro grueso, y si lo tiene estrecho, modelaremos un cilindro más delgado.

 

Plastilina



Modelaremos un cilindro para el cuello.

 

Después juntamos la figura cilíndrica con la esférica, uniendo cabeza y cuello. Para fusionar las dos piezas presionamos y deslizamos los dedos hasta obtener una textura lisa y uniforme con ambas partes diferenciadas pero completamente integradas entre sí.

 

Además, de esta forma nos será más fácil trabajar con la figura ya que la cabeza quedará unos centímetros elevada de la mesa gracias al cuello.


A continuación, ayudándonos de la referencia de las fotografías del modelo, iremos añadiendo pedacitos de plastilina, creando volúmenes.

 

Aquí es cuando empezamos a modelar las primeras formas del rostro. Damos volumen a la zona de la barbilla, la frente, los pómulos etc, y vamos marcando las partes donde se situarán las facciones de la cara como los ojos o la nariz.

 

Plastilina



Unimos el cilindro con la esfera achatada.

 

Plastilina



Después, acoplaremos la cabeza al cuello.

 

Plastilina



Ya tenemos la base de la cabeza.

 

Plastilina



A continuación, iremos añadiendo trocitos de plastilina creando volúmenes.

 

Plastilina



La cabeza ya está lista para ir añadiendo las facciones.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame