Ideas clave para entender el voluntariado

Antes de embarcarnos en el mundo del voluntariado, vamos a analizar algunas ideas y conceptos clave que nos van a ayudar en la comprensión del resto de lecciones.

 

Hoy, ¿Qué entiende la sociedad que es el voluntariado?

En la actualidad, se puede decir que existen varias ideas en torno al concepto de voluntariado:

  • Por un lado, está muy extendida la idea de que el voluntariado es la dedicación de tiempo personal para ayudar y atender, de forma personal e individualizada, a personas con problemas o que sean dependientes.
  • Otra parte de la sociedad, que se opone al voluntariado, piensa que a través del voluntariado se cubren las funciones que debería hacer el Estado dentro del Estado de bienestar, pero a un menor coste. Además, piensan que a través del voluntariado se están cubriendo puestos de trabajo.
  • Por último, la idea más generalizada es que el voluntariado es un medio/herramienta para la toma de conciencia social, la implicación y la participación de la sociedad civil en la mejora de las condiciones de vida de todos/as los/as ciudadanos/as, con especial atención a la población excluida y marginada bien por causas económicas, de enfermedad, discapacidad u otras. En este caso, se entiende que el voluntariado tiene poder de transformación social.

Voluntariado

 

 

Conceptos clave:

Voluntariedad: la acción voluntaria, se produce después de un proceso de reflexión de la persona y de la libre elección. Es una opción ética, personal y gratuita, por la que no se espera recompensa o retribución. El único interés que tiene la persona voluntaria es el de cambiar una situación injusta por otra más favorable para la sociedad en general.

Solidaridad: esto implica que se trabaja para y con “el otro”, sintiendo sus necesidades como propias, así como las acciones para satisfacerlas y los resultados obtenidos. Teniendo en cuenta esto, podemos comprender que la acción voluntaria solo existe cuando repercute en "los otros", siendo su interés colectivo, general y público. El voluntariado se constituye como un medio para dar respuesta a necesidades, problemas e intereses sociales, y no un fin para satisfacer a las personas voluntarias.

Altruismo: este concepto está íntimamente relacionado con el de solidaridad. El altruismo es una conducta voluntaria que busca el beneficio de otros, sin importar el beneficio propio. Se puede hablar por tanto de una solidaridad interpersonal

Acción voluntaria se trata de una actividad, que no constituye un fin en sí misma, sino que es el medio de que se vale la persona voluntaria para despertar en la comunidad beneficiaria sus propias respuestas e integrarlas en su propia transformación. La acción voluntaria no es sólo un valor ético, una actitud, sino una práctica concreta. Si se queda tan solo en la intención de hacer algo por la comunidad y no se materializa en una acción, acaba siendo algo vacío y sin sentido. Es cierto que no es posible la pura acción sin valores, ideales e intenciones, pero lo que realmente transforma la sociedad y mejora el mundo son las acciones.

Comunidad beneficiaria: es el conjunto de personas que actúan como sujetos activos del programa o proyecto de voluntariado y no como simples receptores pasivos de la acción que desarrolla la persona voluntaria. Este concepto de participación activa se relaciona íntimamente con el concepto de organización como vía para alcanzar la participación social.

Voluntariado asistencialista: es un voluntariado que trabaja “para” las personas, proporcionando una ayuda temporal para paliar algún problema o dar respuesta puntual a una necesidad, pero sin crear nuevas oportunidades que modifiquen y transformen la causa del problema. Se proporcionan parches que no atacan las raíces del problema principal, sino que calman las consecuencias del mismo.

Voluntariado transformador: es un voluntariado que trabaja “con” las personas buscando que ellas mismas generen las respuestas y soluciones a sus problemas y necesidades. De esta manera las soluciones permanecen en la comunidad beneficiaria más allá de la presencia física de la persona voluntaria. De esta forma se están atacando los problemas de raíz, siendo las propias personas las que deciden y participan de su proceso de mejora y transformación.

Justicia social: se trata de la búsqueda de equilibrio en situaciones de desigualdad social por medio de la creación de protecciones o desigualdades de signo contrario, a favor de las partes más débiles. Reivindica el respeto de los derechos humanos, sociales y económicos de todas las personas.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Laura Cristina Del Pino García

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Derecho y Máster en Cooperación Internacional para el Desarrollo

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame