Habilidades sensoriales y perceptivas

La percepción es la capacidad de recibir estímulos del exterior a través de los sentidos (vista, olfato, tacto, oído y gusto).

En relación con el proceso de lecto-escritura, es indiscutible que el sentido de la vista es imprescindible, sin embargo, no debemos pasar por alto la importancia del sentido del oído, puesto que leer exige transformar lo visual en auditivo. Del mismo modo, en este apartado debemos introducir también la percepción táctil y la orientación espacio-temporal, pues ambas habilidades nos proporcionan información del exterior indispensable para el proceso de lectoescritura.

- Discriminación visual

Es la habilidad que nos permite reconocer y diferenciar los rasgos característicos de los grafemas, y de este modo, reconocer palabras escritas mediante la decodificación lectora. Para una correcta discriminación visual también son necesarios una buena agudeza visual y un adecuado barrido de ojos.

- Discriminación auditiva

Para poder leer y escribir debemos poder diferenciar los pequeños matices del lenguaje, siendo capaz de distinguir los distintos fonemas que forman las palabras, puesto que no es lo mismo “mono” que “mano”.

Los trastornos en la discriminación auditiva dan lugar a errores, sustituciones, omisiones e inversiones tanto en el lenguaje oral como en el lenguaje escrito.

- Percepción táctil

La percepción táctil aporta información variada del medio a través del tacto, y en el caso de la lecto-escritura, esta puede ser de gran ayuda para distinguir rasgos de los grafemas, los cuales posteriormente se almacenan en forma de memoria cinestésica, integrando los movimientos que se deben realizar para escribir dicha grafía.

- Orientación espacio-temporal

El lenguaje escrito posee cierta estructura espacial y temporal con respecto a los grafemas, sílabas y palabras. Para realizar una lectura o escritura es preciso ordenar cada línea de izquierda a derecha y de arriba abajo siguiendo cada renglón.

La importancia de esta habilidad se refleja en la posibilidad de poder distinguir entre palabras como al/la, el/le o los/sol, por lo que los niños que no tengan adquirida esta habilidad pueden cometer fallos.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame