Factores emocionales

Para la mayoría de los niños, el aprendizaje de la lectura resulta ser apasionante, pero para muchos otros, el proceso puede ser frustrante. Es por eso que es necesario asegurarse de que el niño posee todos los requisitos básicos necesarios para el aprendizaje de la lectoescritura. Para evitar la falta de interés por parte del niño en el desarrollo de las habilidades previas y/o en el proceso de lectoescritura en sí, debemos presentar la práctica de manera lúdica y atrayente para el niño.

El significado de la palabra motivación es “moverse”, “ponerse en movimiento”, y  por lo tanto, funciona como motor  del aprendizaje.

Reforzar de manera positiva el esfuerzo y cada pequeño logro, sin castigar el error, entendiendo éste como una parte imprescindible del aprendizaje, evita que los niños se desilusionen, que acaben desmotivándose y evitando todo contacto con la lectura y/o escritura.   

Una adecuada inteligencia emocional ayuda al niño, no sólo a regular sus emociones y evitar así la frustración, sino también a fomentar la confianza en sí mismo, aumentando así su autoestima.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame