Metodología

Cuando hablamos de Animación sociocultural es imposible aplicar una única metodología, ya que hay múltiples alternativas y todas ellas son igual de válidas, aunque sí tendrían un aspecto en común: la participación y diálogo para generar procesos que impliquen la colaboración ciudadana.

Para comenzar este apartado, tomaremos de referencia la palabra metodología. Si nos trasladamos a su origen querría decir “el camino hacia algo”; por ello debemos dirigirnos hacia una intervención social; y para conseguir esto, a su vez deberíamos trabajar creándola (pues no se establece de por sí). Por todo lo comentado anteriormente podríamos denominar a la metodología de la ASC como emergente, es decir, que va tomando forma una vez desarrolladas las medidas a tomar en cuenta.

Como resultado de la participación ciudadana surgen dos aspectos importantes en cuanto a la intervención metodológica: debe de ser flexible y adaptable. Primeramente flexible, ya que debe ser modificable en cuanto a las distintas necesidades e intereses de los distintos participantes de un grupo social. Al mismo tiempo adaptable a los cambios surgidos en la realidad donde se está llevando a cabo el programa. Por lo tanto la metodología no solo supondría una forma de actuar ante la sociedad, sino también una intervención basada y creada desde la misma comunidad.

Otro punto importante que deberíamos de subrayar es que la metodología se aprende haciendo. La propia experiencia es la que nos hace progresar y poder evolucionar adecuadamente ante los factores cognitivos, de forma que se acceda a aquellos conocimientos más desarrollados. Esto concebiría a la metodología como un proceso de práctica, en la que los medios y los fines se conciben como problemas con diversas resoluciones. Para llegar a la mejor solución se debería de filtrar lo previsto, específico y repetitivo de nuestro programa, de esta forma la información construiría un conocimiento colectivo.

Para terminar, podríamos resumir la metodología mediante la elaboración de una propuesta, la cual consistiría en los siguientes puntos:

  • Basada en el avance: para avanzar dentro de un proyecto de animación sociocultural no se puede improvisar, pues todo su progreso está estrechamente conectado en cómo se elabora el proceso.
  • Control ante imprevistos: es cierto que la realidad y su evolución puede alterar el trabajo preparado, pero con una buena elaboración de la metodología podríamos reducir el riesgo de imprevisión, a su vez que nos facilita una información verídica sobre el origen de posibles errores.
  • Flexibilidad: la metodología no puede dar lugar a un metodismo exacerbado; pues entonces lo que primeramente sirvió como guía de acción, nos puede resultar un camino mal recorrido. La flexibilidad y adaptación deben estar presentes siempre.
  • Llevar a cabo las ideas propuestas: cuando surgen ideas innovadoras, sería necesario introducirles un método de realización para que puedan ser utilizadas y proporcionen de esta forma un aprendizaje positivo y eficaz para próximas oportunidades.

Metodología

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Alicia Madueño Cermeño

Diplomada en Magisterio, especializada en Lengua Extranjera y Educación Especial. Monitora de Animación Sociocultural.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame