Recursos conversacionales - La Improvisación

En la comedia de improvisación hay un ejercicio llamado «el heraldo››. Para comenzar un heraldo, un actor le pide al público que sugiera una palabra. En cuanto un espectador se la dice, el actor cuenta una historia verídica de su vida basada en esa sugerencia aleatoria.

La historia no tiene por qué ser literalmente acerca de la palabra: puede tratarse de algo que ésta le sugiera o le recuerde al actor. Por ejemplo, si el espectador dice "payaso", el monologuista puede hablar de la primera vez que fue al circo, sobre sus payasadas en el instituto, o incluso sobre algo que un día lo hizo extremadamente feliz o lo puso triste.
 

Tu misión es intentar algo parecido en casa: practica el relato espontáneo de historias que te han sucedido en la vida basadas en lo que te sugiera una palabra. Queda con un amigo y, por turnos, contaos historias sugeridas por palabras al azar. Es importante empezar a contar la historia inmediatamente, sin esperar más de diez segundos.

Practica este ejercicio hasta que te sientas seguro hilando una historia de buenas a primeras que esté basada en una palabra arbitraria y que conste de un planteamiento, un nudo y un desenlace bien definidos. Si tienes problemas, vuelve a leer los trucos para narrar historias de la lección anterior.

El objetivo es desarrollar la habilidad de continuar una conversación sin mayores esfuerzos partiendo del material que te ofrezca la gente con la que hablas. Cada palabra que diga es un anzuelo del que tirar y convertir en una historia o proseguir la conversación.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame