La Influencia del Entorno

4.3.- LA INFLUENCIA DEL ENTORNO EN EL DISEÑO ORGANIZATIVO

 

No podríamos concluir el diseño organizativo sin mencionar la influencia que el entorno ejerce sobre el mismo. Por ello debemos recordar que el enfoque elegido para el desarrollo de nuestro temario es el enfoque de sistemas y que, además, la empresa está condicionada tanto por su propia idiosincrasia como por el entorno que le rodea, por lo que debemos plantear sus funciones dentro de este marco. Estos temas han sido ampliamente tratados por la teoría situacional o contingente.

Este enfoque tiene su origen en la teoría general de sistemas y aspira a comprender cómo funciona una organización bajo determinadas condiciones o contingencias, para, a partir de ahí, establecer los diseños estructurales y las acciones directivas más adecuadas a cada caso (Kast y Rosenzweig, 1972, en Chiavenato pág. 812; Lawrence y Lorsch, 1975, en Chiavenato, pág. 837).

Galbraith (1973) resume las dos hipótesis esenciales del enfoque contingente:

  • No existe una forma óptima de organizar.
  • Todas las formas organizativas no tienen la misma eficacia.

La búsqueda de eficacia en una organización supone la adaptación entre su diseño organizativo, su componente psicosocial, sus procesos internos, su contexto (tamaño y tecnología) y el entorno. El enfoque contingente trata de establecer las principales interrelaciones que existen entre una organización, sus componentes y el medio en que se inscribe para, finalmente, proponer diseños organizativos acordes con cada situación o contingencia.

El enfoque contingente ha dominado el campo organizativo durante las décadas de los años sesenta y setenta, aplicándose de forma intensiva al estudio de las relaciones entre estructura organizativa, contexto y entorno.

En consecuencia parece lógico no olvidarse de estudiar los principales factores situacionales que condicionarán la estructura de la empresa, entre los que están:

1.- Edad y tamaño de la compañía. Habitualmente se dan las siguientes relaciones:

  • Los comportamientos de los miembros de una organización serán más formalizados cuanto más antigua sea la organización y cuanto más grande sea ésta.
  • Cuanto más grande sea la organización más elaborada será su estructura, con unidades y trabajadores más especializados y sus componentes administrativos se encontrarán más desarrollados.
  • También cuanto más grande sea la compañía, por regla general más grandes serán sus unidades.

2.- Sistema técnico empleado o instrumentos empleados por el subsistema productivo para elaborar los productos. También en el sistema técnico existen ciertas relaciones con la estructura:

  • Cuanto más controlado o regulado esté el trabajo de los empleados y más formalizado esté el trabajo operativo, más burocratizada estará la estructura del núcleo de operaciones.
  • Cuanto más elaborado sea el sistema técnico, más profesionalizado será el personal de apoyo.
  • La automatización del núcleo de operaciones hace que a la larga sean los especialistas de apoyo los que tengan que acudir para atender la maquinaria, y dado que éstos se coordinan mediante adaptación mutua, la estructura administrativa burocrática pasará a ser orgánica.

3.- El medio ambiente o entorno, que se refiere a las características del contexto externo a la organización, también condiciona su estructura. Cabe hacer las siguientes consideraciones respecto a la relación existente entre la estructura y el ambiente:

4.- El poder también condiciona el tipo de estructura, de manera que:

Por tanto, podemos concluir diciendo que el entorno determina la estructura y el funcionamiento de las organizaciones, siendo más adecuado para entornos o ambientes estables los sistemas mecanicistas o cerrados, y los sistemas orgánicos o flexibles para entornos inestables donde sea necesaria la adaptación continua. Las características de ambos grupos de sistemas se resumen en el cuadro 4, quedando representadas en la figura 22.

 

sistemas

 

diseños mecanicista

 

Además de las referencias anteriores a la repercusión del entorno sobre la estructura, hemos de añadir que existen numerosos trabajos acerca de las influencias del ambiente y de la tecnología sobre la organización. Entre los más importantes destacan la investigación de Emery y Trist (1965) sobre los contextos ambientales, la investigación de Lawrence y Lorsch (1967, 1969, 1970) sobre el enfrentamiento organización versus ambiente y la investigación de Woodward (1958, 1965, 1970) sobre organización versus tecnología, cuyos objetivos y conclusiones resumiremos a continuación.

4.3.1.- Los contextos ambientales

Emery y Trist se proponen clasificar la naturaleza del ambiente que rodea la organización y sus consecuencias sobre la organización, para lo que tratan de identificar como un todo el proceso y las reacciones que ocurren en el ambiente. Concluyen su trabajo identificando cuatro contextos ambientales donde es más fácil la existencia de un determinado tipo de organización. Cada uno de estos entornos o tipos de ambientes influyen en el proceso de toma de decisiones y en la adaptabilidad de la organización a través de las siguientes características:

Ambiente tipo 1: competencia perfecta

  • Entorno estático (tranquilo), simple, rutinario y cierto.
  • Las decisiones se basan en la certeza, la rutina y la previsibilidad.
  • Dado que las organizaciones están relativamente aisladas de las demás, su adaptación es aleatoria y causal.

Ambiente tipo 2: competencia monopolística

  • Entorno estático y segmentado. El ambiente es elemental y previsible, pero diferenciado.
  • Las decisiones se basan en la certeza, evidenciándose la necesidad del riesgo debido a la diferenciación.
  • La adaptación exige cierto conocimiento del ambiente.

Ambiente tipo 3: oligopolio

  • Entorno perturbado y reactivo, complejo y con reacciones imprevistas.
  • Las decisiones se toman jerárquicamente y basándose en el conocimiento del mercado donde se compite.
  • La adaptación exige la previsibilidad de los cambios.

Ambiente tipo 4: monopolio puro

  • Entorno de campos turbulentos, que se caracteriza por la complejidad, la turbulencia y el dinamismo.
  • El proceso de decisión se fundamenta en la identificación de las amenazas y las oportunidades externos.
  • La adaptación exige la anticipación a los cambios externos y la cooperación.

En consecuencia, cada tipo de ambiente provoca la aparición de diferentes características organizacionales que no dependen de la organización, si no que vienen impuestas por dichas condiciones ambientales. Surgen así dos hipótesis (Terreberry, S., en Chiavenato, 1999, pág. 829):

“ Hipótesis 1: el cambio organizacional, en gran parte es provocado externamente.
Hipótesis 2: la adaptabilidad del sistema (como estructura organizacional) es función de la capacidad de aprender y desempeñarse de acuerdo con las situaciones ambientales ”.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame