Gestión del cambio

Gestión del cambio

 

El líder debe estar preparado para cambios tanto personales, como a nivel grupal, pues pasa por él que el equipo se afirme bien a los cambios que se generarán a través de la visión y las demandas que exijan los resultados. Existen etapas por las cuales se genera el cambio en una persona.

1) El shock: llega la noticia de forma sorpresiva a la vida de la persona, le dan a conocer algo, choca con el pensamiento del miembro.

2) La negación: hay incredulidad e incertidumbre, busca evidencias que no son verdaderas, trata de negar de alguna u otra forma la noticia que le dieron.

3) La frustración: se comienza a reconocer lo que está sucediendo, está comenzando a asimilar que se viene un cambio.

4) El bajo estado anímico: le falta energía, sabe que viene un cambio con mayor seguridad, pero no lo afronta de manera feliz, existe el miedo.

5) El experimentar: comienza el proceso inicial de conocer esta nueva forma de cambio con la nueva situación que hay en la vida del miembro.

6) La decisión: se aprende a trabajar con la nueva situación de manera más positiva y eficaz, ya se tomó el control de la situación.

7) La integración: los cambios se encuentran integrados en la cotidianidad de la persona, es un individuo renovado.

 

Un líder debe estar preparado para que los miembros del equipo puedan superar todos estos procesos de la manera más correcta y rápida posible, pues al quedarse atascado en una de ellas puede producir lentitud en el proceso de las metas, y hasta la salida de uno de los integrantes del equipo, producto de no superar los cambios.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Daniel Alejandro Narváez Ugalde

Psicólogo y orador de motivación personal.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame