Corrientes de la educación ambiental I

La educación ambiental, al ser una disciplina abierta al cambio y en movimiento constante, comprende muchos enfoques diferentes dependiendo del momento, del lugar y de las personas que lleven a cabo la acción educativa.

A continuación vamos a comprender algunas de las diferentes perspectivas que existen sobre cómo abordar la educación ambiental basándonos en "Una cartografía de corrientes en educación ambiental", de Lucie Sauvé.

 

1. La corriente naturalista

La corriente naturalista, como su propio nombre indica, está basada en crear un lazo entre el ser humano y la naturaleza de modo que se establezcan relaciones emocionales entre ambos.

Esta perspectiva apoya la idea de que la realización de experiencias educativas en el propio medio son muy productivas, pues son fáciles de comprender y "absorber" por los y las aprendices.

Laura Martíne

2. La corriente conservacionista

Esta corriente se preocupa por la conservación de los elementos que componen nuestro medio, como son el agua, el suelo, la energía, las plantas o los animales. La protección de la biodiversidad es un objetivo primordial en este enfoque.

Una de las prácticas que se han llevado a cabo desde esta perspectiva son por ejemplo los programas de reciclaje de residuos, donde la gestión ambiental se centra en la responsabilidad ciudadana.

Podemos decir, pues, que la visión principal de la corriente conservacionista se basa básicamente en considerar el planeta como recurso.

Si basamos la educación ambiental en esta corriente corremos el peligro de transmitir a la población que el planeta nos pertenece, y ver la Tierra como una fuente de recursos de la que sacar provecho.

 

3. La corriente resolutiva

Esta corriente nació en los años 70 cuando la preocupación por los problemas ambientales empezó a crecer, de manera que se considera el medio ambiente con un conjunto de problemas a los que dar solución.

Entre estos problemas podemos enumerar el tratamiento de las grandes cantidades de basuras que se generan en los núcleos de población o la pérdida de biodiversidad.

Desde esta conciencia el objetivo es la divulgación de los problemas ambientales entre la ciudadanía para llegar a soluciones globales.

 

4. La corriente humanista

Esta corriente concibe el medio ambiente como la interacción entre el ser humano y la propia naturaleza. La cultura es un factor clave en esta perspectiva, pues se cree que el medio ambiente no está constituido exclusivamente por elementos físicos, sino que la dimensión cultural influye profundamente en la transformación del medio que habitamos.

Ejemplos de esta interacción entre la cultura y el medio ambiente serían los jardines, los pueblos y ciudades, las huertas y demás elementos transformados por el ser humano.

Jardín

 

5. La corriente holística

Desde esta corriente se aborda la realidad ambiental de una manera diferente, pues concibe el medio como un todo, donde los componentes del mismo entorno tienen relaciones complejas de manera que forman un sistema. Por este motivo no pueden ser analizados de forma individual, sino como un conjunto o un sistema.

La corriente holística es un enfoque muy completo, pues tiene en cuenta las características del momento, del lugar y de la propia persona; de modo que favorece la adaptación de las necesidades del momento y permite reflexionar desde diferentes ópticas.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame