Prevención y minimización

La generación de residuos puede tener diversos orígenes, pueden ser de tipo domiciliario o asimilables (por ejemplo los generados en el sector servicios), agrícola, ganadero, forestal, minero, industrial, etc. La prevención y minimización de los residuos generados en los hogares se puede conseguir por diversas vías (campañas de sensibilización, promoviendo la venta de productos reutilizables, individualizando las tasas de vertido…), pero es a nivel de empresa dónde más se puede hacer de un modo directo, para reducir al máximo la producción de desechos.

Dependiendo de las circunstancias de funcionamiento de la actividad en la que se generen, se distinguen tres fuentes de producción:

1. En condiciones normales: Se habla de ellas cuando las acciones generadoras de residuos forman parte intrínseca del plan de producción de la empresa y la dirección controla la frecuencia con que se producen, asumiendo que van a generar desechos que posteriormente habrá que gestionar. Son previsibles y por tanto más sencillas de corregir y mejorar. Se trataría por ejemplo de los retales de tela sobrantes en una empresa de corte y confección, las virutas de madera en una carpintería o el papel sucio en una oficina.

2. En condiciones excepcionales: Al igual que las anteriores son también consecuencia del desarrollo lógico de la actividad, lo que sucede es que es relativamente difícil determinar la periodicidad con que se producen porque dependerá de una serie de factores que no son los propios de la cadena productiva, sino que tienen más que ver con momentos puntuales de la vida de un negocio. Por ejemplo se trataría de los embalajes donde vienen envueltos los equipos que van a sustituir a los que se han quedado anticuados en una determinada fábrica, y los equipos a desechar en sí.

3. En condiciones accidentales: Estas últimas sin embargo, hacen referencia a incidentes no planificados que la organización no ha podido prever, como inundaciones, incendios o robos con violencia. Los lodos, los muebles quemados o los cristales rotos que se produzcan deben ser gestionados adecuadamente por la empresa pero el control de su producción es más complejo y debe caer del lado de la prevención.

Una vez que se conocen los orígenes, el productor de residuos debe guiar sus actuaciones según la “regla de las tres erres” (reducir, reutilizar y reciclar) que, como ya se ha visto, significa que es mejor evitar que un residuo se produzca (reducir) a que pueda usarse de nuevo sin necesidad de transformarlo (reutilizar), y esto último a tener que tratarlo para poderlo utilizar nuevamente (reciclar).

Por orden de prioridad en base a lo expuesto en el párrafo anterior, a continuación se van a citar una serie de medidas útiles para la reducción, la reutilización y el reciclaje adecuados, de los desechos que se producen en el desarrollo de una actividad:

1. Gestión de compras: A la hora de elegir los materiales y consumibles que la organización tiene que incorporar en su producción, es importante introducir criterios que vayan encaminados a minimizar la producción de residuos. Algunos de ellos pueden ser:

a. A igualdad de condiciones elegir siempre el producto menos embalado, es decir, si existen en el mercado dos productos con características muy similares, cabe optar siempre por el que lleve menos envase.

b. Reducir el consumo de productos de un solo uso, esto sirve igualmente para reducir el consumo de materias primas.

c. Elegir productos reciclados, siempre que sea posible, sólo se transformará así en residuo algo que originalmente ya lo era.

d. Optar siempre por la alternativa menos tóxica, es decir, utilizar productos equivalentes que no sean peligrosos para la salud y el medio ambiente.

2. Reflexionar antes de desechar: En muchas ocasiones se envían a la basura, materiales y consumibles que aún pueden utilizarse, porque el individuo no se ha parado a pensar si aún podían ser útiles. Veamos algunos ejemplos:

a. Materiales parcialmente utilizados: En ocasiones se eliminan algunos consumibles antes de llegar a agotarse, por ejemplo en las impresoras de un solo cartucho, el color negro se consigue mezclando todos los colores del cartucho y cuando algún color se agota puede ser que ya no imprima adecuadamente documentos en blanco y negro pero si puede hacerlo en otros colores. La impresión de documentos a una sola cara es otra mala práctica pues generalmente son para uso interno, si esto se produce se recomienda acumular el papel usado para su uso por la otra cara o mejor, predeterminar la impresión a doble cara en el software de la empresa.

b. Materiales capaces de repetir uso: Aunque no vayan a desempeñar exactamente la función original, muchos elementos si pueden repetir en el mismo tipo de función. Merecen especial mención en esta categoría los recipientes donde vienen determinados productos, que pueden utilizarse posteriormente para almacenar los residuos en que se convierten estos (por ejemplo los bidones que contienen aceites industriales), para contener otros materiales (clavos, tornillos, etc.) o para muchas otras funciones de almacenaje imaginativas (como recoger agua de lluvia o servir de macetones para transplantar vegetación).

c. Materiales con más de un uso: Muchas veces no somos capaces de ver la multitud de usos que puede tener un elemento que vamos a desechar, y es muy posible que un objeto tenga más de una función incluso sin que el fabricante haya llegado a preverlo. Algunos ejemplos son las cajas de cartón que tras vaciar su contenido y ser desmontadas, se usan en determinadas industrias para cubrir superficies deslizantes evitando así posibles accidentes; o las latas vacías que se utilizan para conformar pantallas visuales o marcar senderos; incluso hay una nueva arquitectura en torno a los contenedores de carga que ahora se utilizan para hacer viviendas, oficinas u otras construcciones. Si antes contenían el grano, ahora alojan a las personas.

3. Reintroducir en la cadena de producción: Es probable que la actividad desarrollada permita volver a utilizar rechazos procedentes de la propia producción, de tal manera que se reincorporen al proceso elementos que ya se tenían por residuos. Un ejemplo en este campo podría ser el de las almazaras de aceite de oliva, que devuelven al principio de la cadena las aceitunas ya exprimidas para extraer todo el jugo posible.

4. Residuos como matrerías primas: Ciertos residuos tienen la ventaja de ser materias primas para otras industrias, se trata de que el gestor averigüe si los desechos producidos por su organización pueden servirle a otras empresas con las que se pueda llegar a un acuerdo. Tal es el caso de los restos de poda, los residuos agrícolas y los residuos forestales, que pueden ser aprovechados por algunas empresas energéticas como combustible para sus calderas de biomasa, o incluso podrían usarse en la propia planta para calefacción o en las líneas de secado.

 

gestion

 

También puede ser un nuevo producto para ofertar en el mercado, siguiendo con el ejemplo, las empresas de jardinería podrían pelletizar los restos de poda, envasarlos y venderlos como combustible en el mercado. De esta manera no sólo conseguirían nuevos ingresos sino que se ahorrarán la contratación de un gestor autorizado para tratar estos residuos.

Las medidas aquí expuestas son también aplicables en los domicilios particulares de las personas, pues todos podemos elegir el producto menos embalado cuando acudimos al supermercado, o el producto reutilizable frente al de un solo uso, o aquel que nos permita su utilización para otros fines una vez agotado. Pero sin duda cae del lado de la administración pública promover la adquisición de los llamados “productos ecológicos” entre la ciudadanía, para que aumenten las ventas y las empresas, que al final son las que los producen, puedan introducir sus bienes y servicios ambientalmente sostenibles en el mercado, sin que ello les suponga ser poco competitivas en precio.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame