Medidas de control y prevención sobre la contaminación acústica

La multitud de fuentes de ruidos y vibraciones que pueden coexistir en el espacio y en el tiempo (como aeropuertos, autopistas, polígonos industriales…), tiene un doble efecto: por un lado, necesita de una evaluación integral del problema (que tenga en consideración las interconexiones entre cada uno de los focos y sus características propias), y por otro, requiere de medidas de prevención y corrección eficaces (para lo que será necesario haber identificado previamente todos los elementos que contribuyen a la contaminación acústica presente en el lugar).

 

L-13-1

 

EVALUACIÓN.

Para tomar medidas y no fallar es necesario que anteriormente se haya estudiado el problema y se haya llegado a unas conclusiones. Los estudios de contaminación acústica se realizan en la actualidad haciendo uso de programas informáticos, capaces de trazar mapas de ruido a partir de los datos obtenidos en campo (actuales) o de determinados índices (previsiones). Estos mapas están surcados por curvas de nivel acústico (o isófonas) que representan el espacio sonoro actual o futuro existente en un determinado lugar. Esta herramienta permite conocer el grado actual de exposición de una determinada población a la contaminación acústica, así como conocer cuanto crecería con la implantación de una nueva actividad o cuanto se mitigaría si se aplicaran medidas preventivas y/o correctoras.

Los mapas de ruido se pueden dividir en dos categorías:

  • Estratégicos: sirven de soporte a la planificación y programación que las administraciones públicas realizan sobre determinadas infraestructuras (aeropuertos, ferrocarriles, autovías…) y sobre la ordenación de su territorio y el urbanismo en general. En ellos se estima el grado de exposición al ruido al que están (o estarán) sometidos los habitantes de una zona concreta, para evaluar si se superan los límites sonoros establecidos por la legislación y actuar en consecuencia.
  • Para proyectos: se utilizan para evaluar la contaminación acústica que introducirá en el medio una determinada actuación que suele ser de titularidad privada (aunque también puede ser pública), y suelen realizarse al menos tres versiones de cada uno: preoperacional (mide el ruido de fondo existente de manera previa a la actuación), operacional (estima el ruido que introducirá la nueva actividad) y operacional corregido (tras la aplicación de medidas preventivas y correctoras que mitiguen el impacto).

PREVENCIÓN.

Tras el estudio del problema, llega el momento de evitar aquellos impactos acústicos que puedan prevenirse. La contaminación acústica debe ser un elemento guía en la planificación del territorio, que debe situarse a ese nivel para que posteriormente los programas y proyectos surgidos a raíz de un plan, no puedan introducir elementos que eleven el nivel sonoro por encima de lo permitido.

La zonificación acústica es la clave para el equilibrio territorial, de tal modo que las actividades más ruidosas (comerciales, industriales, de ocio…) deben alejarse de las más sensibles al ruido (residenciales, educativas, culturales…), también deberán declararse zonas acústicamente saturadas (para no introducir elementos perturbadores que hagan imposible su habitabilidad), zonas especialmente sensibles (como áreas reservadas a hospitales y centros de salud), etc. Las infraestructuras de comunicación (como líneas de tranvía, estaciones de ferrocarril o de autobuses) se situarán alejadas de las zonas más sensibles, las áreas residenciales son incompatibles con las actividades industriales, las carreteras interurbanas no deben atravesar los núcleos de población (travesías), etc.

Una zonificación acústica lógica, comprenderá al menos las siguientes categorías:

-   Residencial

-   Comercial

-   Equipamientos

-   Industrial

-   Sanitaria

-   Espacios naturales

-   Recreativa

-   Docente

-  

Por poner un ejemplo, en España, el Real Decreto 1367/2007, de 19 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, en lo referente a zonificación acústica, objetivos de calidad y emisiones acústicas, establece (en su Anexo II) objetivos de calidad acústica para áreas urbanizadas existentes (diferenciando entre suelo de uso sanitario, docente y cultural; suelo de uso residencial; suelo de uso terciario; suelo de uso recreativo y espectáculos; suelo de uso industrial y suelo destinado a equipamientos públicos), y para el espacio interior habitable (de edificaciones destinadas a vivienda, usos residenciales, hospitalarios, educativos o culturales), incluyendo límites para las vibraciones.

CORRECCIÓN.

Si no es posible prevenir el problema, porque la fuente de ruido ya existe o porque no se puede evitar su implantación, entonces habrá que introducir medidas correctoras que impidan o reduzcan al máximo el impacto acústico.

Según dónde se actúe para minimizar el ruido se pueden diferenciar los siguientes tipos de medidas:

  • Sobre el foco emisor. Actúan directamente sobre la fuente sonora, impidiendo que el ruido alcance al receptor o minimizando su efecto.
    • Sustituir equipos ya anticuados por otros más modernos, con mayores aislamientos, motores más silenciosos, materiales mejorados…
    • Cubrir el foco emisor con materiales aislantes.
    • Instalar pavimentos absorbentes (porosos) para reducir el ruido generado por la circulación sobre ellos.
    • Limitación de la velocidad del tráfico en las zonas más sensibles al ruido.
    • Establecer una regulación horaria más estricta para las actividades más ruidosas…
  • Sobre el medio transmisor. Se interponen entre el emisor y el receptor ejerciendo de barrera sonora, y pueden ser pantallas, taludes, cunetas, bordillos, etc.
  • Sobre el receptor. Son medidas que adoptan las personas para protegerse de la contaminación acústica, algunas de las más conocidas son:
    • Doble acristalamiento de ventanas.
    • Insonorización de paredes (con arcilla expandida, lana de poliéster, paneles…).
    • Protectores auditivos (cascos, orejeras, tapones…).
    • Etc.
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame