Saber cómo es mi posicionamiento I

La mejor forma para saber cuál es nuestro punto de partida en lo online es buscándonos en los buscadores; concretamente en Google. Así podremos ver cuál es nuestro posicionamiento en torno a la competencia y qué informaciones propias aparecen sobre nuestro trabajo.

Podemos empezar poniendo en Google nuestro nombre tal y como hemos decidido posicionarlo laboralmente: con un solo apellido o con dos, etc. Le damos a buscar y veremos qué informaciones nos lanza el buscador. Si en las primeras posiciones aparece información sobre nuestras conferencias, blogs, currículums online, etc, es que –a través del nombre- tenemos un buen posicionamiento.

La utilidad de esto es bien clara, ya que si hemos entregado a una empresa nuestro currículum, seguramente lo primero que harán será buscarnos en Google para saber quién somos.

Si, por el contrario, nuestros aportes salen muy abajo o en las segundas o terceras páginas de buscador, tendremos que trabajar mucho más nuestra presencia en lo online.

OJO. Cuando hagas la búsqueda, debes hacerlo desde una pestaña o ventana de incógnito. Suele aparecer como una opción más cuando damos a “Archivo” en nuestro navegador. Por ejemplo, en Chrome, vamos a Archivo/Nueva pestaña de incógnito (Ctr+Mayúscula+N). Así el navegador se abre en limpio y podremos ver nuestro posicionamiento real como cuando una persona usuaria lo realiza.

Cuando navegamos por la red, el navegador guarda nuestras búsquedas comunes. Así, cuando buscamos algo en Google, directamente el buscador nos pondrá arriba lo que solemos ver. Si entras mucho en tus blogs, éstos te saldrán arriba pero no porque ese sea su posicionamiento sino porque es una de tus búsquedas rutinarias. Para ver el posicionamiento real debemos hacerlo como una persona que jamás ha entrado en nuestros blogs y demás lugares que visitas con frecuencia.

Finalmente, si te has dado cuenta que tu nombre es mucho más común de lo que parece y no tiene buen posicionamiento, estará bien que trabajes tu nombre propio con alguna variación para distinguirte del resto. Por ejemplo, plantéate usar tu segundo apellido. Eso sí, el nombre que elijas lo debes usar siempre de la misma forma para empezar a generar tu marca.

En mi caso, aunque Mar Gallego es un nombre muy usado (ya que incluso hace referencia al mar de Galicia), mi posicionamiento es bastante bueno ya que ocupo los dos primeros puestos con mi página profesional de Linkedin y mi blog profesional; lo que implica que mi trabajo y publicaciones en red están dando resultados.

posicionamiento mar gallego, experta en web 2.0

 

 

 
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Mar Gallego Espejito

Licenciada en Periodismo | Máster en Género, Identidad y Ciudadanía

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame