Claves para empezar la aventura de trabajar tu marca personal

Resulta muy complicado en un curso introductorio de marketing personal dar todas las claves para poder conseguir un personal branding consolidado, pero aspiramos al menos a haberte dado las más relevantes; que son todas aquellas tienen que ver con tu definición como marca: qué te hace especial ante el resto.

Eso, junto a definir tu tono, estilo, temáticas y el “cómo” va a ser tu forma de estar en el campo de trabajo elegido; hará que poco a poco te vayas visibilizando con un estilo y forma concreta que será fácilmente identificable; más desenfadado, analítico, etc. Siempre siempre con contenidos de calidad y expertos. Recuerda que debes a las personas tu experticia y lo que sabes: no quieren escuchar las opiniones que tienes porque sí; sino aquello que te hace pensar con respecto al tema que promueves y que les pueden dar pistas y aclaraciones al respecto.

 

Así, la marca personal es una forma de servicio: das respuesta a una demanda concreta. No es el lugar donde regamos nuestro ego, es el lugar donde somos generosas y generosos con todo lo que sabemos por haber estado en tal o cual campo profesional. Todo lo que ahora compartimos, todo aquello de lo que nos enteramos al seguir las noticias expertas de nuestro sector, etc. De alguna manera somos mediadoras/es y traductoras/es de todos esos conocimientos que nos llegan.

Ya que hemos llegado a este punto, tras el paso de la definición, el más importante es el de generarnos un blog en el que establezcamos posts concretos (planificados y pensando con antelación) con una periodicidad concreta. Ésta será nuestra arma más potente.

 

Tras esto, usemos las redes sociales para transmitir nuestras opiniones del día a día (algo menos denso que una entrada en el blog): compartimos cuestiones interesantes, nos posicionamos dando nuestra opinión en diferente temas, colgamos artículos de interés, etc. Para este fin, las mejores son Twitter, Facebook y Linkedin. Es muy importante, en esta última que tengas bien tu perfil profesional y tu trayectoria.

Usa además las redes para seguir a gente relevante en tu sector.

Pídeles opinión citándoles en Twitter: establece contactos. Hoy, tener una cuenta Twitter de alguien es tan relevante como tener su mail o número de teléfono (a modo de las agendas antiguas).

 

Sin más ¡empieza a rodar en esta aventura de relacionamiento!

Esperamos haberte dado las primeras pistas para lograrlo.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Mar Gallego Espejito

Licenciada en Periodismo | Máster en Género, Identidad y Ciudadanía

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame