Muestras y Originales de Cortesìa

Es característica muy difundida entre muchos pequeños comerciantes que casi nunca dan nada a nadie; cliente o no cliente. No crea que ahora le propongo que regale a diestra y siniestra, ¡No!; pero siempre tenga en cuenta el costo / beneficio.

Es decir, “no dé paso sin guarache”; “el interés tiene pies”. Le recomiendo que siempre tenga algo que dar (dulces, natillas, copitas tequileras, postales, etc.) a toda persona que vaya a su negocio y compre o no compre. “Una gota de miel atrapa más moscas que una tonelada de hiel”.

 

Va de cuento: En un mercado de la ciudad capital, se pone en un tianguis, una señora que vende tacos de guisado; se le conoce como Morena. Morena por aquí, Morena por allá; que uno de arroz con salsa; que otro de guisado de nopales con chicharrón; que otro más de frijoles refritos.

Sus clientes son personas de clase media y oficinistas o empleados de negocios cercanos. Ella sirve todos los tacos que le piden sus golosos clientes y apenas se da abasto para surtir la gran cantidad de pedidos que le hacen sus hambrientos comensales.

Hasta aquí, no he dicho nada del otro mundo. Lo interesante y lo que le ha dado fama a esta Morena es que no lleva la cuenta de lo que se come cada cliente; confía en lo que el cliente le dice que comió y en base a esa verdad del cliente, le cobra.

También le regala, a la vista de sus comensales, 2 tacos a la gente pobre que le solicita ese regalo. Tal vez usted ahora esté pensando, de seguro que uno que otro chistosito abusivo, no le dice la cantidad de tacos que se comió para pagar menos. Ella bien lo sabe, pero ya tiene bien medido y controlado estos detallitos; ella aplica psicología y su actitud, de confiar en todos, le da buenos resultados.

Sabe bien que de cada 10 pedidos uno le va a hacer trampa; también sabe que por mucha hambre que lleve un cliente de clase media, no será capaz de comerse más de 5-6 tacos (con doble tortilla). Y que los clientes tramposos no declaran uno o dos tacos.

Entonces ya hizo cuentas previas antes de poner en marcha su exitosa estrategia: De cada 10 pedidos (3 tacos promedio por pedido = 30 tacos. De esos 30 tacos 2 o 3 tacos no son pagados). Eso equivale a que su merma por robo es, máxima del 10%. Cada taco cuesta $5.00; estimo que en un día normal surte unos 60 pedidos de 3 tacos cada uno = 180 tacos x $5.00 = $900.00 menos $90.00 por mermas = $810.00 diarios (los refrescos los surte una persona aparte bajo el sistema de previo pago).

Ella bien sabe que aparentemente pierde, pero el costo beneficio es mayor, ya que la mayoría de los clientes, experimentan que se les otorga una confianza, que ni sus madres les tiene. Y esos clientes satisfechos (los tacos están bien servidos y sabrosos) la recomiendan con otros nuevos, sin dejar de hacer mención que no lleva cuentas.

No sea miserable, sino interesado con los clientes que usted aprecie que son potenciales buenos compradores y no vacile en darles probadas, regalos, etc., amén de un excelente servicio y trato.

 

Colofón de este capítulo: En su negocio, “Que su mano izquierda sí sepa lo que hace su mano derecha”.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Reynaldo Andres Serrano Becerril

Profesor de Mercadotecnia, ventas y atención y servicio al cliente en Universidad Anáhuac 1985-2010

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame