Mercadotecnia, ¿Qué es?

1. En un inicio se dijo: la mercadotecnia (marketing) es un conjunto de técnicas comerciales para hacer más rentable un producto.

2. En el siguiente paso, la Mercadotecnia empezó por crear, mantener e incrementar el consumo de bienes y servicios.

3. Después se dijo que la Mercadotecnia es la ciencia que se encarga de satisfacer necesidades, mediante la puesta en práctica de aquellos elementos que conforman la esencia de la mercadotecnia o sea: el espacio que existe entre productores y consumidores; que es el espacio propio del MKT (abreviatura de Marketing).

4. Posteriormente se afirmó que el Marketing es un sistema total de actividades de negocios cuya finalidad es: planear, fijar el precio, promover y distribuir productos o servicios satisfactores de necesidades entre los mercados meta para alcanzar los objetivos corporativos.

5. Ahora Marketing es atrapar, conservar y desarrollar clientes.

¿Cómo la ve?; y ¿qué definición le gusta más?

Todas son ciertas (con sus peculiaridades), pero la más directa, la más clara es la del gran Gurú (dirigente de grupos de una o varias disciplinas) de la Administración y de la Mercadotecnia Peter Drucker; es la definición última, la número 5.

De las 5 definiciones (hay aún más) se desprende que no todo mundo tiene bien claro el concepto de Marketing.

Existe un aforismo (Sentencia breve y doctrinal que se propone como regla en alguna ciencia o arte) en medicina que dice: “Desde el  momento en que hay varios medicamentos diferentes para curar un mismo padecimiento o enfermedad, es que ninguno es 100% efectivo”.

Es lo mismo con la definición de Mercadotecnia. Pero no se angustie querido lector, lo importante no es la definición sino la aplicación.

Este curso: Marketing de Novela, no pretende ser un tratado de alta mercadotecnia o cosa que se le parezca; es un curso con las bases fundamentales de la teoría y la práctica para hacerle pensar sobre qué y cómo podrá atrapar más clientes, conservarlos y desarrollarlos; para que su negocio florezca y de los frutos a los que usted, su familia y su negocio tienen derecho.

El gran trabajo de todo profesor, instructor o asesor, es hacer lo difícil, fácil, y lo complicado, entendible. Lo mismo deberá hacer usted con sus empleados; no los quiera “apantallar” con palabras y conceptos rimbombantes (llamativos), si es posible dígales, con ejemplos o parábolas (cuentos), los objetivos, estrategias, tácticas; la misión, la visión y los valores de su empresa.

 

Bueno, vamos a seguir adelante y ahora vamos a ver ¿cuál es el fin de la mercadotecnia?

Definitivamente no es vender, no es ganarle a la competencia, no es conseguir ser el número uno del mercado; es ¡incrementar la calidad de vida del consumidor!

Usted, querido lector ya ha leído 4 módulos; es muy probable que ahora comience a ver la vida de su negocio como algo muy interesante para realizar a corto plazo: hacer de su negocio un negocio de verdad y no un mero refrito de lo que usted creía que debería hacer.

A partir de este módulo usted llevará las riendas; usted decidirá qué hacer, cuándo hacerlo, cómo hacerlo y hacerlo bien. Y si sigue mis consejos e indicaciones, tenga la plena seguridad de que su negocio marchará exitosamente.

El buen desarrollo de su negocio (y de su vida) no será consecuencia de tener o no tener fe; ni tampoco porque "San Marketing le hizo el milagrito"; tampoco porque usted ahora ya se porta bien o porque está arrepentido de sus pecados.

Su éxito será consecuencia del estudio, perseverancia, esfuerzo, análisis, información, buena toma de decisiones (costo / beneficio), de la aplicación de fijar objetivos claros, de implantar buenas estrategias para alcanzar los objetivos y de realizar buenas tácticas que lo lleven a conquistar sus metas y objetivos; además de pensar bien, hablar bien, sentir bien y actuar bien.

Este no es un cursillo hecho al vapor y copiando ideas de aquí o de allá. Atrás de mis palabras, consejos y enseñanzas, existe el respaldo técnico de más de 30 años de experiencia y de muchos fracasos y “peladas de rodilla”.

Este curso de mercadotecnia práctica conjuga teoría y muchas experiencias vividas en el fascinante mundo de los negocios de todo tipo: medicamentos, servicios médicos (de varias especialidades), Universidades y jardín de niños; talleres técnicos, hospitales, restaurantes, reparadoras de calzado y artículos de piel; odontólogos, casas de empeño, funerarias, negocios de renta de vídeos, inmobiliarias, vestidos de novias, fábricas de ropa, protección jurídica automovilística; comida artesanal y muchos más.

En todos estos años, aprendí y confirmé que la mercadotecnia es la aplicación práctica de una buena administración, sentido común; llevar a cabo una buena mezcla mercadológica (Marketing mix); la aplicación de técnicas de venta, excelente servicio al cliente y un eficiente sistema de CRM.

Y lo medular: satisfacer las necesidades del consumidor en modo, tiempo y forma.

 

Va de cuento: En este pueblo mágico se abrió un pequeño centro comercial que se caracteriza por ofrecer ciertos artículos de la canasta básica con precios que compiten con la Bodega Aurrerá y otros comercios de la localidad. Nada del otro mundo, el ahorro es de uno a dos pesos en contra de los competidores.

Fui de mirón y me encontré que una crema para el cuerpo (con un pequeño envase de la misma crema de regalo), sólo me costó $9.90; al pagar la cajera me cobró $10.00 y me preguntó si quería una bolsa para llevar mi crema para el cuerpo; le contesté que sí y me dijo que la bolsa tenía un precio de $1.00 ¿?

Le reclamé y le dije: dígale a su jefe que no se vale que me cierre la cantidad a $10.00 (para no darme cambio y que me cobre una bolsita de plástico, que debe de costar los 10 centavos que cobran de más).

Este es un claro ejemplo de un negocio enfocado al dinero; su gerente es de los que piensan que el principal fin de su negocio es obtener utilidades, aunque se llegue al extremo ridículo de cerrar el precio para no dar cambio y de cobrar una mísera bolsa de plástico, que debe tener un precio de mayoreo de $10.00 el kilo (en un kilo debe de haber 100 bolsas lo que equivale a que el precio por bolsa es de ¡$0.10 por bolsa!… ¡El Oro, tus hijos lloran!

Pero eso sí, se quedan con los 10 centavos (porque no tienen cambio), cuando el costo de la bolsa estaba intrínseco en el precio. No en balde la codicia es uno de los 7 pecados capitales.

Nuevamente la miopía mercadológica aparece en un comerciante que sigue arrastrando la codicia y tacañería de la vieja escuela. Que este ejemplo le sirva a usted para no caer en ahorros absurdos y ridículos.

Este nuevo comerciante con mentalidad añeja y obsoleta, no sabe que un bajo precio no es el principal gancho para atraer clientes; hace falta buenos productos y sobre todo, atención y servicio al cliente (pero el paradigma seguramente es: “lo que quieren estos indios pata rajada es precio”).

Además, y por si fuera poco, los precios de cada tipo de producto no se encuentran debajo del producto, sino arriba y con una flecha que señala hacia abajo el precio de los productos que están abajo ¿?, Causando confusión en el consumidor… 

Esta historia, de la vida real, nos enseña que la falta de una cultura mercadológica, puede dar al traste con sueños y fantasías financieras que sólo están esperanzadas en ganar dinero. Recuerde: "si usted cuenta con buenos productos, a buenos precios, en un buen lugar de venta, con buenas promociones y con una excelente atención y servicio, ... el dinero caerá solo!"

 

Colofón de este capítulo: “Investigue una necesidad o deseo y satisfágala como a usted le gustaría que se la satisfacieran”.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Reynaldo Andres Serrano Becerril

Profesor de Mercadotecnia, ventas y atención y servicio al cliente en Universidad Anáhuac 1985-2010

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame