Cosido Exterior

El cosido exterior es un cosido muy vistoso, muy llamativo y elegante.

Como su nombre indica es hilo se encontrará en el exterior de las cartulinas que utilizaremos por portadas, por lo que podremos jugar con diferentes tipos de hilos y colores, para conseguir acabados muy profesionales y decorativos.

Es el tipo de cosido más diferente que hemos hecho hasta ahora. Las tapas van a estar compuestas por una única cartulina, y no de dos como en los cosidos anteriores.

Las ventajas de este tipo de cosido son varias, como por ejemplo, que permite una buena abertura de las páginas, la facilidad del cosido en sí, y lo económico de los materiales a utilizar.

Además, no tendremos que utilizar cola en el lomo, ya que el propio cosido hará las labores de sujeción de las hojas que compondrán el cuadernillo y de la portada y contraportada.

Por último subrayar la anécdota de que este tipo de cosido, y otros muy parecidos, son los que habitualmente se utilizaban a lo largo del siglo XVIII para la elaboración de legajos oficiales o personales.

Los legajos eran un atado de papeles unidos entra sí por tratar de la misma materia.

Podíamos encontrarlos en las administraciones de los antiguos concejos, donde se hacían constar cartas notariales, facturas y pagos, y demás trámites administrativos.

Recordad nuevamente que para realizar una libreta mediante la técnica del exterior, vamos a necesitar un espacio que nos permita trabajar con comodidad.

Encuadernación Artesanal

Podemos realizarlo con el número de pliegos que queramos, pero en este caso, para realizar un cuadernillo de 60 páginas, vamos a necesitar los siguientes materiales:

  1. 30 folios.

  2. Un regla.

  3. Un punzón.

  4. Hilo de algodón del color que más nos guste. Yo he utilizado hilo blanco. Estos hilos son suaves y brillantes, y lo que es más importante, fuerte y duradero, aspectos muy importantes a la hora de una encuadernación.

  5. Una aguja gruesa con el ojo lo suficientemente ancho como para poder hilvanar el hilo que elijamos.

  6. Una tela de hilo de algodón, por ejemplo, podría servirnos una sábana que ya no vayamos a usar.

  7. Unas tijeras.

  8. Una cartulina grande para las tapas.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame