Los Modelos

             Podemos definir los modelos, como instrumentos conceptuales que se construyen para facilitar el estudio y comprensión de la realidad, y que se supone que representan, de modo más o menos simbólico y con alguna aproximación, ciertos aspectos de los sistemas reales.

Representan de forma idealizada una clase de objetos reales, no incluyendo todos los aspectos de la realidad a la que se refieren (Bunge, 1989, pág. 419)*.

            Por tanto, un modelo es una representación de una forma simplificada, puesto que sólo utiliza determinados aspectos o variables.

Los modelos científicos son propuestos por teorías científicas, y como simplificaciones científicas que son, están sometidos a mejora.

Sirven de instrumentos para una comprensión más profunda de la realidad. Una teoría tomada en su totalidad se refiere a un sistema, y el modelo supuesto por la teoría representa ese sistema (Bunge, 1989, pág. 419).

            Los modelos -tienen un carácter eminentemente instrumental- son una herramienta de la investigación, mientras que las teorías constituyen el término de la labor científica. Las teorías no son modelos, sino que incluyen modelos.

Dentro de los modelos, siguiendo a Bunge (1989, pág. 456), podemos distinguir: los teoréticos y los materiales.

Denominamos teoréticos a aquellos que son creaciones mentales, por muy bien que representen objetos reales. Mientras que los materiales no son creaciones mentales, sino sistemas reales propiamente dichos, como por ejemplo, los túneles de viento.

            A su vez, dentro de los modelos teoréticos podemos distinguir los ideales y las interpretaciones de teorías abstractas:

1. Modelos ideales. Los modelos ideales son aquellos supuestos en una teoría que representan, de modo más o menos simbólico y con alguna aproximación, ciertos aspectos de los sistemas reales.

2. Interpretaciones de una teoría abstracta. Una teoría abstracta es un sistema deductivo de esquemas, en el cual sólo aparecen símbolos sin interpretar, es decir, símbolos abstractos. La interpretación de una teoría abstracta podrá ser un modelo conceptual, factual o mixto.

 

            El modelo conceptual es una interpretación de una teoría abstracta, en el caso que los símbolos primitivos correspondan a conceptos existentes en algún contexto teorético, pero sin tener referencia real.

            Tendremos un modelo factual, cuando a las primitivas de un formalismo se le atribuye una interpretación no formal.

Una teoría factual se refiere a algún sector de la realidad, y su adecuación se contrasta por la experiencia. Mientras que en un  modelo mixto, algunos de sus predicados representan propiedades reales, mientras que las demás propiedades no reciben significación factual o empírica.

            Son los modelos científicos, por tanto, representaciones que se basan en teorías científicas.

Y no surgen aisladamente, sino que son fruto de un proceso de contrastación y sistematización que parte de los datos, siendo instrumentos útiles para el conocimiento científico y para el avance del saber.

 

 


* BUNGE, M. (1989)  La investigación Científica . Editorial Ariel. Barcelona.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame