Gestión predictiva vs. Gestión adaptativa

La gestión tradicional o predictiva de los proyectos conlleva una planificación inicial donde se establecen tareas o actividades que forman hitos o metas que hay que alcanzar y sólo se modifican frente a la presencia de desviaciones. La consecución de todos los hitos previstos llevará a la finalización del proyecto.

La gestión ágil o adaptativa de los proyectos no excluye la planificación de actividades y tareas para conseguir los hitos, pero la manera de llegar a su consecución es por medio de pruebas y adaptación a las variaciones que necesita el cliente, moldeando las actividades a la vez que se avanza en el proyecto.

Es importante poner límites de tiempo (plazos) y de recursos porque este tipo de planteamiento puede extenderse en continuas modificaciones de los objetivos. En la gestión ágil la interacción y la colaboración de los integrantes del proyecto son elementos fundamentales. 

En la gestión tradicional la introducción de medidas de mejora es puntual o definida periódicamente, mientras que en la gestión ágil la introducción de medidas de mejora es implícita en el funcionamiento del proyecto.

La gestión adaptativa es un planteamiento más reciente que se ha extendido a varios sectores pero la realidad es que no siempre se puede aplicar a cualquier tipo de proyecto. Hay que saber escoger entre uno y otro tipo de gestión dependiendo de las características del proyecto a gestionar.

Generalmente en un entorno rígido, con una estructura vertical, con equipos grandes y donde el objetivo a alcanzar es la ejecución de procesos, el planteamiento predictivo es generalmente aconsejado. Los productos a alcanzar son difíciles de modificar y los procedimientos son estándares y repetitivos.

En un entorno variable, inestable, donde la interacción entre personas es importante, donde hay adaptabilidad y alto grado de variabilidad en el producto final, el planteamiento adaptativo es más idóneo. Los productos pueden ser entregados según se vayan completando hitos y el resultado final se moldea a las necesidades del cliente.

En la gestión ágil es imprescindible una interacción rápida entre los integrantes del grupo de colaboradores y su coordinación en la evolución de las tareas a ejecutar. Sin duda los diferentes colaboradores tienen que comunicarse continuamente entre ellos para poder modificar las tareas según la necesidad de los proyectos.

Una de las herramientas de gestión que consigue la interacción completa entre los integrantes del equipo de gestión es Trello. En la gestión ágil el ahorro de tiempo que conlleva el poder estar al tanto del estado de todas las actividades del proyecto y quien está realizando cada tarea o cuales han finalizado es importante a la hora de poder avanzar con rapidez.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Milena Polifrone

Licenciada en Ciencias Biológicas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame